Y tú, ¿qué crees que sabes?

Mis amigos que andan buscando el post-humanismo, son buenos amigos, y con su trans-humanismo, piensan que llegaran a esa meta, que según su entender honesto, y lo son en alto grado, estará lleno de beneficios para la humanidad, aunque al principio, como todo, la cosa se circunscriba a unas elites. Bueno, nada nuevo, que el mundo ha sido así desde siempre.
Plantean que la interacción de elementos artificiales de forma directa con el cuerpo humano, irá produciendo una humanidad cada vez mejor, más selecta, y hasta de alguna forma inmortal.
Me dicen cuando me pongo en la tesitura de escuchar, que si me quiero morir, por ejemplo, es cosa mía, que a ellos les encantaría ser inmortales, que a ellos les encantaría unir su cerebro con la base de datos mundial y alcanzar un conocimiento digamos que inimaginable, y no dejo de sentir una cierta inquietud, no sé si por lo näif de la afirmación o por mi desconocimiento de lo que quieren decir.
Y mi reflexión hoy tiene dos aspectos fundamentales, y el primero es el análisis de lo que quiere decir eso de estar conectado al conocimiento global, como si eso existiese.
Y propondré un ejemplo anterior a la era esta que vivimos en la que existe una fuente de datos universal, casi, en la que alguien o muchos “alguien” van decidiendo cómo, qué, y cuando hay que expandir un mensaje, y yo tomo dos ejemplos, que sugiero a mis lectores más inquietos, que cojan su ejemplar del Larousse, de la British Encyclopedia, y de Espasa, se armen de paciencia y tiempo, y revisen la entrada Napoleón Bonaparte, y a ver si al final se encuentran con una historia, o con tres, que nada tienen que ver la una con la otra.
Hace años, ya hice ese ejercicio leyendo a ese gran escritor Amin Maalouf, en su libro “Las Cruzadas vistas por los árabes”. ¡Por los clavos de Cristo!, que a mí me habían contado otra cosa.
Y así no solo con la historia, sino con el pensamiento universal, con los grandes filósofos, que a la postre desarrollan sus cosmologías a partir de la información que reciben de su entorno en el momento histórico que viven, y recuerdo que esos entornos son cada vez más pequeños a medida que te alejas en el tiempo, por las dificultades de viajar, a conocer de primera mano, o por las limitaciones que de tu cultura materna (alma mater quiero decir), y a partir de ahí decides transmitir una visión de cómo es el mundo, de una forma honesta a más no poder, pero también enormemente limitada.
Y digo bien no solo de su educación, sino de sus intereses personales, por no decir de la selección que posteriormente se ha ido haciendo a la hora de ir escogiendo para la educación de generaciones y generaciones, el pensamiento, no sé, de San Agustín, en vez del de Giordano Bruno.
Así que con todo mi cariño, y mi respeto, empiezo a pensar, que el tipo de sabiduría al que podría llegar ya está contaminado de origen, es decir, estoy frente a unos datos ya manipulados cuando se han vertido al saco común de la base de conocimiento global que se pretende alcanzar.
Y cuando hablo de manipulación, no me estoy poniendo conspiranoico, que el mismo hecho vivido a la vez por dos personas en primera persona del presente de indicativo, honestas pero con culturas diferentes, darán lugar a dos narraciones diferentes.
Así, que lo único que me queda, y eso no sé si me lo dará el chip del transhumanismo, es una mínima capacidad de discernimiento, para quedarme al final…¿con que?. Solo con una historieta divertida, que cuadre con mi estructura moral y cultural, y que permita que pueda dormir más o menos por las noches.
La segunda cosa que me trae a mal traer, es que esto del hombre post-humano, me da que es más viejo de lo que nos podemos imaginar, así que quizás estemos frente al Post-humanismo “Mark II”, sobre todo si aceptamos que Darwin no se equivocó del todo.
Qué mi pregunta es ¿cuándo realmente empezamos a ser H. sapiens?.
Y la cosa es que si realmente descendemos de una consecuencia evolutiva, más o menos definida, en qué momento se nos iluminó la mente con cosas como la trascendencia, como el sentimiento religioso, como la creatividad, como el conocimiento.
¿Qué tipo de chip se introdujo en nuestro ADN?,¿cuándo lo hizo?. ¿por qué lo hizo?, y sobre todo ¿por qué se ha mantenido?.
Ese salto que nos hace reconocernos como seres humanos racionales, no sé si se debió a una mutación instantánea, si fue a partir de milenios lentos y selectivos, y no sé si empezó por unas elites de la población humana, o todos los pre-humanos, fueron humanos a la vez en esa especie de implantación de un chip de conocimiento.
Las consecuencias de esa implantación que quizás la Arqueobiología un día aclare, ya las conocemos, que después de varios milenios, los pre-humanos no están, y nosotros los post-humanos, estamos encantados con ello, aunque nunca sabremos si somos mejores, ya que esa es una palabra que implica comparación y nada tenemos para comparar.
Solo sabemos, y con enormes limitaciones lo que creemos tener hoy, y cada uno piensa diferente, no lo olvidemos, nunca lo que hemos perdido, en caso de que así fuera.
Y a lo mejor este post-humanismo que a caballo del trans-humanismo nos está llegando, acaba haciendo lo mismo, acabar con el ser humano de hoy, que yo no sé si es bueno o malo, pero es lo que hay.
Con lo que la siguiente y última pregunta de hoy se me viene a la cabeza, y es el para qué, el por qué, y en beneficio de quién.
Y realmente casi prefiero dejar las preguntas abiertas, que cada uno rellene los campos que le falten, si es que alguno no lo ha hecho ya, y me ayude a descifrar el enigma que esta nueva Esfinge ha puesto a la entrada de nuestra Tebas, y que hará que podamos yacer con nuestra madre creadora, pero no por ello conocer ni la verdad, ni sus secretos.
Domine exaudi orationem mea

Un comentario sobre “Y tú, ¿qué crees que sabes?”

  1. «Solo sé que no sé nada….»
    Pues mira… en el cole nos leíamos los libros de histroia…. escritos por Romanaccios…. y claro el Imperio era el Inperio…..
    Pero cuando te ibas a lps libros de Histria de Santillana… el único Imperio era la Hispania… con su grandes senadores que habitaban Mérida….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*