Mi generación falló

Mi abuelo paterno fue ferroviario, mi padre también lo fue, pero mi generación, fue solo cliente de los ferrocarriles.
Sin embargo, parece que se va asentando una tendencia en la generación que me sigue, en la persona de mis sobrinos, que están cogiendo el testigo que inició mi abuelo Miguel, en esto del mundo del tren.
Estaba yo dándole al magín con esta historia, y empecé a pensar qué es lo que ha significado mi generación en el contexto de nuestra España, y cuál ha sido nuestra aportación, en caso de que hubiese alguna.
Creo que la nuestra ha sido una generación con suerte, nacimos cuando la maldita guerra civil había terminado, y aunque aún quedaban los restos durísimos del hambre, de la precariedad en todo, de la ofensa que a la ciudadanía le ofreció el bando vencedor, desarrollando ese cainismo inveterado que es parte de la genética española, tuvimos una vida más que digna apoyados en el sacrificio de la generación que nos precedió.
La generación de mis abuelos, tuvo que enfrentar las consecuencias de los desastres provocados por los nefastos gobernantes del siglo XIX, que sembraron de forma concienzuda los odios que hasta hoy, y bien digo, hasta hoy, están presentes en nuestra sociedad.
La de mis padres apechugar con la guerra, que es la peor de las crisis. Que nadie olvide que la crisis de nuestra guerra civil, se metió hasta los sesenta en el puchero de los ciudadanos de este país, y eso son más de veinticinco años. Y nosotros en edad escolar, con eso del plan cincuenta y seis, buscando en las librerías domésticas, algún libro, de cuando se podían comprar y poder leer algo decente, que no fuera Gironella, Pemán o Laforet sin ir más lejos.
Lo que no era pecado era contra el régimen. No fue fácil salir de eso, de hecho, no lo hicimos. El dictador se nos murió en la cama descojonándose de todos nosotros, y los amos del país, esos que no han cambiado desde el siglo XV, organizaron el percal para que pareciese que las cosas habían cambiado. Puro Lampedusa, todo cambió, para que todo siguiera igual.
¡Si hasta la secretaría general del PSOE, en la persona de Felipe González, se negoció entre los dirigentes franquistas y Willie Brandt!.
Con mi generación llegó la ¿democracia? a este mi país que durante mucho tiempo reconocíamos como España, y muchas veces me paro a considerar, que desde luego y sin género de dudas conlleva un balance más positivo que la maldita y asesina dictadura en la que viví mis primeros veinticinco años de vida.
Pero con todo y eso, no creo que la herencia que estamos dejando, no ya a nuestros hijos, si no a nuestros nietos, sea la más adecuada en alguno de los más importantes apartados de la vida.
Creo que hemos fallado en la educación de las generaciones que nos han seguido. No es que lo nuestro fuera brillante, se nos diseñó para ser lo que somos, los camareros de Europa, pero no hemos sabido corregirlo, es más lo hemos empeorado de forma palmaria.
La organización de España ha dado en un reino de Taifas mal avenido, en el que se ignora lo que ocurre en la región contigua, desde la geografía a la cultura, pasando por supuesto por la lista que queráis desarrollar. Y eso es un fracaso, porque nos hemos merendado en estas últimas cuatro décadas reforma tras reforma, ideas sectarias de iluminados que o querían que Ginés de los Ríos volviese, (sin saber nada ni de él ni del krausismo, por ejemplo), o que tuviésemos el nivel de las high schools yanquies, pero las de la América profunda, la de los paletos.
Hemos conseguido un país de analfabetos orgullosos de serlo, con referentes morales en Telecinco o similares que cualquiera es la misma porquería.
Así que hemos desarrollado verdaderos incultos que saben llevar una contabilidad, o hacer una casa, pero con un sentido crítico inexistente. Es decir, hemos diseñado herramientas de un solo uso a mayor gloria del capital.
El desarrollo del siglo XXI, que no puede empezar peor, con el ataque a los edificios de Nueva York, nos está trayendo año tras año empeoramientos en nuestro entorno, y por entorno entiendo, no solo los climáticos, sino también los sociológicos y los económicos.
Estos días, y con motivo del fin de año aparecen en los medios de comunicación, uno a uno y por su orden, los desastres de 2015, un año para olvidar, a no sea que te haya tocado la lotería, que al parecer no es el caso, al menos en mi círculo próximo.
Unidas a las anomalías del clima hoy me entero que ese agujero de la capa de ozono, del que ya no se hablaba, ha renacido con fuerza inusitada, y está batiendo records históricos. Estamos haciendo el burro, y lo pagarán las generaciones que nos siguen, porque me temo que seguimos fallando en el desarrollo de su sentido crítico, fundamentado. (No confundir con el berreo callejero, y el cabreo adrenalínico, que dura un par de horas)
Records históricos hemos y estamos viviendo en la contaminación de las ciudades, que no solo Madrid y Beigin son malditas, Milán, sin coches aparecía el otro día en los informativos, Inglaterra está como si le hubieran quitado el tapón a la bañera y se estuviese hundiendo, del medio oeste americano ni hablamos, como ni hablar de que nuestros bosques del norte se están quemando como si fueran pinares mediterráneos en julio.
El Niño ha venido y está en fase creciente, en record de calentamiento de las aguas del Pacífico, y como la mariposa que bate las alas, el caos se extiende por todo el mundo. Pero sobreviviremos, o no, ya veremos, pero de parar de fabricar coches ni se habla.
Desde el punto de vista de la economía, cada fin de año rezo el famoso ¡Virgencita que me quede como estoy!. Pero mi sociedad cada año es más pobre, y que no me vengan con la historia de crecimientos del tres coma dos por ciento, porque el ciudadano no lo ve reflejado en su bienestar.
Este 2015 han sido los emergentes, la Chinanachinanatevoyaregalar, el petróleo más barato, y las guerras.
Parece que ese dios maldito de la guerra, no ceja, y una vez desaparecido el enemigo comunista, aparece el islamista, y se abaten aviones de pasajeros, como se abatieron hace un siglo barcos como el Lusitania. ¡uy!, perdón creía que eran de los malos.
Pero los niños mueren en el campo de batalla, en las playas huyendo de la barbarie, o de hambre en cualquier sitio, que para eso la geografía importa poco. Puto año.
La herencia que mi generación ha dejado, y no tenemos ni idea de como funciona, es eso del Internet. La comunicación instantánea, ¡guau!, como si fuese algo necesario. No es nuestra comunicación lo instantáneo, es la velocidad de transmisión de la consigna lo que nos ha llegado, y la pérdida en buena manera del contacto físico interpersonal. A cambio hemos perdido, quiero decir, hemos vendido a cambio de un plato de lentejas, nuestra intimidad, que hasta el derecho irrenunciable de la inviolabilidad de la correspondencia ha saltado por los aires.
Pero en nuestro descargo, diré que hemos participado de forma consciente mucho menos de lo que nos imaginamos. Sin entrar en estupideces conspiracionistas, la mayoría de estas cosas las han hecho por nosotros, y directamente nos las hemos merendado, sin pestañear. Si alguien piensa que el poder está en manos del pueblo, es que sigue creyendo en los Reyes Magos.
Volviendo a mi España, el 2015 no ha podido ser peor, a pesar del tres coma dos por ciento de crecimiento, lo único que a lo mejor nos beneficia, es que estaremos meses sin gobierno que legisle, y eso que nos llevamos, pero a medio plazo, nos estamos quedando a la misma velocidad, sin clase media y sin centro político, y es una mezcla que nunca ha terminado bien en la historia que conozco, y esta vez no tiene que ser una excepción. Aquí tengo que alabar el “seny” de nuestras mujeres, que han decidido reproducirse lo menos posible.
De mi terruño, Catalunya, no voy a hablar, que cada vez que lo hago se me suben los colores, de la vergüenza que estoy pasando.
Así que enfrentaré 2016, con los ojos cerrados, como cuando sabes que te viene una bofetada, y con los brazos en posición defensiva, porque esto no se ha acabado, ni en España ni en el resto del mundo, sin atreverme a desear esas cosas que se desean este año, ya que últimamente parece que no le hacen caso a uno. Ni molestarme pues, ni mucho menos tentar a la suerte adversa.
Buenas noches, y buena suerte

Ni JUNTS POT la CUP

No sé si no puede, no quiere, o simplemente no sabe, pero la vergüenza catalana sigue su curso a ninguna parte con una empanada mental, digna de una asamblea de propietarios de casa de vecinos a ver si cambian la antena colectiva.
Ciertamente no he estado en la asamblea de estos señores, y como pobre ciudadano que soy pues nada, lo que dice La Vanguardia, y poco más (¡uy, perdón!), pero lo que se me ha transmitido, es que después de marear la perdiz todo el día, al final se trataba de si ganaba San Gervasi, o Sans y La Verneda. Tremendo.
Ahora a corre cuita, es decir deprisa y corriendo, sin pensarlo demasiado, con la noche de Rondel semiseco en el Poble Espanyol por en medio, y algunos de camino a Extremadura a ver a la familia, se tienen que decidir el día dos si esos a los que llaman opresores de la parte alta de Barcelona, siguen en el machito, o no.
Repito de nuevo, que no tengo noticias de primera mano, pero lo que me temo es que en vez de la conciencia de clase que supuestamente debería regir este tipo de organizaciones, lo que anda por en medio dando la lata, es obviamente el independentismo.

Quien me quiera escuchar o leer, sabe perfectamente que estoy convencido de que es la gran estafa que se le ha colocado al pueblo catalán, del que por cierto soy parte. Se ha mentido tanto, de forma tan interesada, tan cutre, tan miserable, y gastando tanto dinero, que hasta los obreros de corte anarquista prefieren la independencia, aunque sea con San Gervasi en el poder, y que se mantengan íntegros los círculos de las doscientas familias, que pensar realmente en sus intereses de clase, que por cierto está cada día más puteada.

Tan buen negocio es el poder, que los de San Gervasi, le han puesto precio en Euros al asunto. Creo que se hablaba de unos trescientos millones por el voto a favor de la investidura del actual presidente en funciones.

También se le piden otros flecos dinerarios, que obviamente se ceden con facilidad, que el beneficio para las doscientas familias, manteniendo el control de la contratación pública, de las inversiones en obras, del reparto de puestos en las compañías que operan en Catalunya, el poder, al fin y al cabo, no se moverá de sitio.

Hablando estos días en mi tierra, con unos y con otros, veo que el mensaje de que solets millor, ha cuajado en gentes que parecía que hasta pensaban, pero el “beba cola loca”, se les ha metido hasta la piamadre.

No hay discusión ni análisis sobre la opción independentista, o muy poca. Los agricultors y ramaders de Lleida no se han dado cuenta que se van a comer las peras en confitura, que duran más, y que los pollos y los cerdos de Guisona los van a tener que llevar a saladeros hasta que las ranas tengan pelo. No se han dado cuenta los obreros de Martorell que los Seat tendrán que llamar a la puerta de la UE si quieren colocarlos, y les dirán que miren a ver si en Argelia les apetece.

Y esta panda de dirigentes no ha salido a la palestra a decir, que no se preocupen, que el govern independent, les garantizará el curro, y que los hemoderivados de Grifols, podrán seguir entrando en los Hospitales europeos, y si no funciona, sus fortunas personales están a disposición del trabajador local.

No han dicho, que de la UE, en caso de patada en la puerta, es decir incumplimiento de la ley, y declaración unilateral de independencia, no les van a echar, es mucho peor, simplemente dejará de ser de aplicación en el territorio cualquier aspecto de la legislación comunitaria, y lo que es aún peor, la independencia no se obtiene con una declaración, amigos, se obtiene con un reconocimiento por parte de la comunidad internacional…y con el precedente de que solo acato las leyes que me vienen bien, no veo muy clara la amplia sonrisa de bienvenida en la Asamblea de la ONU.

El precedente sería terrorífico,si esto sigue adelante, y me consta que van a apretar todo lo que puedan, por la cantidad de intereses que se han creado, los que van a pagar el pato van a ser los votantes de CUP, de SI QUE ES POT, y muchos de JUNTS, lo harán con sus haciendas el que esta deriva pueda hacer amago de llegar a empeorar las cosas. Lo pagarán con el trabajo que les da de comer, y si saliese adelante de alguna manera, mucha miseria para muchas generaciones.

Los trabajadores de Catalunya, han puesto precio, un plato de lentejas, al voto que debe perpetuar el poder de San Gervasi. A lo mejor además ponen ascensor con música en el metro de La Bordeta, pero el norte lo han perdido, lo han perdido del todo.

Por cierto, debo también decir que toda esta historia, no es solo una vaina catalana, que el resto del estado debe también tentarse la ropa.
Los han alimentado a base de permitir transgresiones legales en aspectos como la educación, la contratación pública, la exigencia idiomática al funcionariado, los insultos en público a los símbolos nacionales, las desviaciones de fondos para fines que nada tienen que ver con el bienestar del ciudadano, por intereses del PSOE, del PP, cuando a nivel nacional necesitaban los votos catalanes para sacar adelante gobiernos en minoría parlamentaria.

Y luego, dejadez, toneladas de dejadez, esa laxitud hispana que ha llevado en los dos últimos siglos por lo menos a España a ser una nación mindundi en el panorama internacional, y una cuna de corruptos con oficinas clientelares en cada pueblo de la piel de toro.

Lo último y no menos miserable de toda esta historia es la posición del partido Podemos, que (no lo olvidemos), tiene entre los diputados obtenidos en las últimas elecciones un buen número de independentistas catalanes.

Con la apariencia de ser más demócratas que nadie, andan diciendo que eso del derecho a decidir debería llevar a Catalunya a un referéndum en el que se decidiese la autodeterminación. Más supuestos obreros apoyando a TV3, y a la gente de San Gervasi, que su poder debe ser preservado, tombi qui tombi. Unos pocos apoyos más en el parlamento español, a costa de los derechos legales del 97,3% de los ciudadanos españoles. Total nada.
Por supuesto que incluso, si en un hipotético referéndum saliese que no, que de independencia nada, el problema no estaría resuelto, todo lo contrario, tendríamos garantizada la misma historia cada tres o cuatro años.
Así, que por favor, cumplamos todos las leyes, dejemos de vender países por platos de lentejas, que al final no son países, son personas, vidas y haciendas de los que más lo necesitan.
Así que como he dicho hoy al ver la patochada de Sabadell, me voy a vomitar.
Buenas noches, y buena suerte

Los cisnes negros

Estamos en días de balance, y explicar lo que ha pasado es el más preciado trabajo de los ecónomos de palacio, que se dedican casi en atropellado alud al ejercicio de contarnos las causas de que el petróleo esté más barato que el año pasado, que Abengoa esté hecha unos zorros o que el dólar se haya puesto en unos niveles que dejaron para el recuerdo el famoso e hispánico “give me two”, en las tiendas Ray-Ban de Nueva York, o hasta en la de manzanas frente al Plaza, allí donde la Quinta le hace un escorzo al Central Park.
Nos han explicado que el cambio se debe a la fortaleza de la economía americana frente a la crisis, al autoabastecimiento de crudo, a la caída del paro, y hasta pueden encontrarse analistas que explican el asunto analizando el mercado de Rolex “fake” en Canal Street.
Para todo hay, nos han explicado causas muy sesudas donde se ve claramente el por qué del supuesto parón chino, o de por qué los japos con eso del abenomics siguen sin levantar cabeza.
Hace un año nos decían que si la crisis estaba superada, que si los mercados bursátiles iban a ser la repera limonera, y que el único producto que iba realmente a reflejar este idílico panorama, sin duda alguna serían las longanizas de atar perros, debido a lo alocado de las previsiones de ventas.
Y hoy nos dicen muy seriecitos que si no se consideró esta o aquella posibilidad, que algunas de las decisiones del señor Draghi fueron alocadas, que los análisis de la Señora Yellen no haciendo caso ni a los del medio oeste ni a los californianos, acabaron teniendo consecuencias no deseadas, o que el Señor Putin no tenía que haberse cabreado tanto cuando le tiraron aviones o cuando él los tiró, que la salvajada es la misma.
A todo esto, de lo del avión malayo en el Índico, nada de nada, que ni Iker Jiménez, lo menciona, de los que perdieron su trabajo, casi ni pío, incluso buceando en los programas de la izquierda, que aquí el ciudadano importa poco, y después de las elecciones, nada.
Con tanto fallo en las previsiones que se esperaban para este casi extinto 2015, me encuentro ahora con listas de “Cisnes Negros”, que no son más que cosas que pueden ir a peor, o simplemente aparecer de la nada destrozando las buenas intenciones que en estos tiempos de esperanza y epifanías proliferan por todas partes.
He leído cosas como:
A Benjamin Netanyahu, le da una ventolera, se lía la manta a la cabeza, y ataca los complejos nucleares iraníes.
Consecuentemente se arma la marimorena, los mercados mundiales se van al carajo, y la renta per cápita de los bostonianos cae un 2,7356% estacionalizado.
Otro cisne negro de estos, es que el petróleo vuelve de golpe a los 100$, por acciones del infame estado islámico sobre los oleoductos y los árabes no quieren/pueden en poco tiempo subir su producción, por lo que de nuevo un carajal internacional se sirve en bandeja, y nos sube en la zona de Cabrils/Cabrera, el precio del Rondel semiseco un 4,859%, sin anestesia. Terrible.
Estos pollos islamistas, dan también para otro de estos cisnes negros, y es un ataque terrorista de los que asustan a las abuelitas del country side británico. No sé, por ejemplo un ataque coordinado en Picadilly, en la sala del Ritz donde “at five, sharp” se está sirviendo el té. Terrible, me veo las salsas en tetrabrick de Unilever teniendo un desplome de ventas, porque ningún árabe de esos que quieren ser ingleses vuelve durante un buen tiempo a los dos estrellas Michelin de Chelsea.
La invasión de Turquía por Putin, o viceversa, debido a que un coronel ruso consiguió evacuar un buen cagarro, firme, brillante, con forma de trenza, de esos que da gloria verlos, como diría el maestro Cela, y atracó junto al Dolmabache, a la hora de la cena de Erdogan. Terrorismo de estado, y a tortas, que para luego es tarde. Los efectos sobre los precios de los bolsos de Hermès que sirve Finito junto a la cisterna, y las matrioskas hechas a manos por exempleados del destruido tejido industrial soviético, será totalmente imprevisible, pero lo que está claro es que no debe estarse posicionado en esos activos.
Otro de estos Cisnes Negros, es que los de Wilkileaks, apoyados por Anonymous, descubren que las cuentas publicadas por el Partido Comunista Chino, tienen más trampas que Rumasa en tiempos de Boyer. Se lía parda, Carmena se queda con el edificio España, los habitantes de Beigin y de Shangai, pierden el empleo y vuelven al campo. Los miembros del Politburó se ven forzados a montar una compañía de ópera china, y salen de bolos por Vietnam y Corea del Norte. El pobre Kim Jong-un, se siente desprotegido, abandona el país, pide la nacionalidad suiza, y se convierte al calvinismo militante.
Cisnes Negros como estos o como aquellos que quieras inventarte, y a mi se me ocurren, sin meditar, unos pocos, son los que estos analistas ponen sobre la mesa, para advertir a la ciudadanía de lo que puede ser les esté esperando a la vuelta de la esquina, y así no les pille sin la venda preparada.
Puestos a buscar Cisnes Negros, a mí se me ocurren algunos que pueden afectar a sectores muy importantes de las creencias políticas, económicas y religiosas, y ahí van alguno de ellos.
Francisco confiesa su homosexualidad, pide la mano de Bertoni, por amor rompe el carnet de socio del San Lorenzo de Almagro, y se apunta a la barra brava de Boca Juniors, que es lo que realmente ha deseado desde que llegó a Roma. Hay un desplome del mercado de estampitas, Mafalda se suicida a lo bonzo, y Cristina Kichner, tras decir que ya se lo temía, funda una secta destructiva en Bariloche, basada en las creencias cátaras. El peso argentino se equipara en cotización al dólar americano.
Arturet, tras ser rechazado por los de si puc no cup, se da cuenta de que debe dirigir su mesianismo a cotas más altas, entra como novicio en Monserrat, siendo nombrado abad en tres meses, tras una meteórica carrera, gracias a los estigmas que muestra una tarde en estado de trance.
Alguien cercano a Unió Democrátrica, afirma que son estigmas de atrezzo que le hizo Willi Toledo, en agradecimiento a las subvenciones recibidas. Los precios de los panellets se desploman, el cava abandona la Xarel-lo, la Macabeo y la Parellada, pasándose a Chardonnay y a la Pinot Noir. El canciller Valls, ante tal prueba de amor, acepta la anexión de la República Catalana a la República Francesa. Hacia noviembre, un movimiento de ramaders anarquistas, se alía con los independentistas corsos, y montan un estado nuevo con ciertas facciones independentistas ligures que añoraban tiempos históricos, aprovechando un cambio de novia del señor Hollande. Se desploma el precio del Roquefort, y debido al crash chino, se devuelven ingentes cargamentos de Borgoñas premier cru, que para darles salida hay que empaquetarlos en tetra brik.
La señora Merkel pide la baja por maternidad, los mejicanos dan la ciudadanía de honor a Donald Trump al sobornar este a embajador azteca con vales descuento en los casinos de las Vegas….
-El problema con Donald dijo el embajador, es que se pierde lo más importante de su mensaje en la traducción simultánea.
Y así “ad nauseam”, que los Nostradamus no existen, que sacar el dedo por la ventana y decir que el viento vendrá del Norte, nunca ha funcionado, y el futuro está por escribir.
Claro que si la información disponible para el común de los mortales fuera la adecuada, es decir, exhaustiva y veraz, no hubiera sido demasiado difícil deducir que la corrupción brasileña iba a aflorar, o que la deuda que los señoritos andaluces firmaron en nombre de Abengoa iba a tener las consecuencias que hoy vemos, o que las locuras que se están haciendo con las máquinas de hacer papel moneda traen consecuencias, y más que se esperan, que las mentiras, manipulaciones, intereses espurios de nuestros gobernantes no han de conducir sino a más empobrecimiento y destrucción de los activos de nosotros los villanos.
Como siempre los más de los mortales, como mucho, para saber el futuro debemos ir a la Pitonisa del Retiro a 10€ la hora más la voluntad, que nuestro nivel de información es equiparable al que tenían hace sesenta millones de años los dinosaurios, y así les fue.
Buenas noches, y buena suerte

Más vueltas al solsticio.

pagano2, na.
(Del lat. pagānus, aldeano, de pagus, aldea, pago2, que en lat. eclesiástico adquirió el significado de gentil por la resistencia del medio rural a la cristianización).
1. adj. Se dice de los idólatras y politeístas, especialmente de los antiguos griegos y romanos. U. t. c. s.
2. adj. Se dice de todo infiel no bautizado. U. t. c. s.
Canto libertario
Ponte en pie
Alza el puño y ven
A la fiesta pagana
En la hoguera hay de beber
De la misma condición
No es el pueblo ni un señor,
Ellos tienen el clero
Y nosotros nuestro sudor
Si no hay pan para los tuyos
Y ves muy gordo al abad,
Si su virgen viste de oro,
Desnúdala
Cómo van a silenciar
Al jilguero o al canario
Si no hay cárcel ni tumba
Para el canto libertario.
Este poema sacado de una canción del grupo Mago de Oz, me ha llegado hoy por caralibro de la mano de don Guillermo Lozano, que la ha utilizado para su felicitación solsticial.
No iba dirigida a mí personalmente, ya que ha sido uno de esos rebotes, muchas veces acertadísimos que te llegan de la mano de los, en mi caso, escasos amigos que mantengo en el tal invento.
Una de las primeras cosas que me llamó la atención fue la utilización del término pagano, que en mi ignorancia, daba más hacia el descreído que hacia el pedorrico de misa y vermut en la plaza, pero no, la R.A.E. me colocó el matiz que me faltaba, y hace que empiecen a cuadrar las cosas en mi hebén cabeza.
Estamos entonces, que el pagano, es el que vive en el pago, que sí, que con su supuesta y tradicional tozudez era quién más dificultades dio a los mosenes a la hora de llenar parroquias, pero de ateazos o descreídos, nada de nada, que a falta de creencia en el dios oficial, daban en un politeísmo cómodo y por ende utilitario.
Alguna vez habré comentado que lo peor que le pudo pasar a la humanidad, fue que se impusiera el monoteísmo, es para decirlo de alguna forma como si gobernase un partido siempre, y con mayoría absoluta, como el P.R.I. mejicano, o peor aún como un Franquito, Pinocho, Videlita, o incluso el Partido Comunista Chino.
Lo que conlleva es sabido de sobras por aquellos que lo han sufrido, aparece la Stasi, la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Brigada político social, y lo que quieras añadir, siempre con el mismo objetivo, evitar las desviaciones del pensamiento único.
Yo ya no puedo ser pagano, fui bautizado en su momento, y nunca viví en algo que tuviera menos de dos millones de personas a mi alrededor, en lo que se suele dar en llamar vecinos. Claro que mis creencias se alejan mucho de la ortodoxia que la Iglesia Católica mantiene, o de las que el Islam propugna, o de las confesiones post luteranas (me revienta llamarles protestantes, por la pérdida del valor etimológico que hoy tiene frente al momento fundacional), vamos, que ningún “haz lo que digo” me cuadra, lo mío es dame información veraz y exhaustiva, y ya te diré yo con lo que me quedo.
Pero puestos a creer en algo siempre me ha parecido mucho más funcional eso del politeísmo, pero sin fastidiar, que no me viene nada por ese dios que come corazones de guerreros cautivos, o impone liturgias llamémoslas poco adecuadas.
Y es que en cuanto el chamán de turno, que en el poema recibe el apelativo de abad, se pone a decir lo que tengo que hacer, los pelos se me tornan escarpias, porque es al fin, otra forma de iglesia, y al final te encuentras haciendo lo que no quieres, como por ejemplo degollar a los que no piensan o creen como tú. Una porquería, vamos.
Es por eso que siempre me ha parecido saludable mirar al entorno, y en función de la calidad de tu adaptación al mismo, alegrarte al saber que sembraste el campo en su momento, que recogiste los frutos a tiempo, que respetaste los ciclos de fecundidad no solo de plantas y animales, si no de los de tu misma especie, y celebras ¡cómo no! los frutos obtenidos.
Así, que agradecer el sostén que te proporciona la tierra, la lluvia que riega el campo y que te da de beber a ti también, es una parte importante de mis creencias.
Iniciar en el conocimiento a los de tu tribu en aquellos aspectos del entorno que supondrán no solo la transmisión genética, sino el respeto y el mantenimiento del ecosistema en el que desarrollas la vida, es algo necesario y vital. Así se suceden ritos iniciáticos, adolescentes que deben cazar un león con las manos, o el baile de debutantes a ritmo de Strauss. Siempre un rito de por medio, una celebración, una esperanza y una utilidad.
Y si te sientes desamparado en algún momento, buscas el consuelo en esa parte de ti mismo a la que llamas Príapo o San Antonio, si la cosa va de amores, o echas mano bien del santoral o de la lista de dioses que más te cuadre, sabiendo siempre que al final es un ejercicio de introspección y meditación, que esto, en esos momentos se hace en soledad, vamos, que los dioses están en uno mismo.
Luego las fiestas paganas, es decir, del pueblo, para que todo el mundo celebre y pida lo que en su introspección ya pidió, y sobre todo para recordarnos lo que de gregario hay en nosotros, no sea que optemos por la soledad, y con ello se va al garete el tinglado tribal, social, y la necesidad de un líder.
En este solsticio de invierno, una de las cosas más populares son, claro, los cantos breves generados en los pagos, o villas, es decir por los paganos o villanos, y ya estamos en los villanicos, devenidos en villancicos, con estrofas breves y muchas veces con poco o ningún sentido, y estrafalarias al análisis detallado, pero llenas sino de sabiduría popular, al menos de esa retranca que caracteriza al pagano
Pero la vida que nos hemos dado los urbanitas, pocas veces entiende esa sabiduría, o lo que sea. Nosotros somos los siniestros inventores del gran diablo erigido frente al hombre libre, y que se llama burocracia.
Es decir las normas preparadas en el bureau, en la oficina de palacio, para organizar el comportamiento de la tribu, siempre a costa de la libertad individual, de las creencias primigenias, de la luz del sol, de los movimientos hormonales, del influjo de la luna, y de nuestro corazón, siempre, claro, sin conocer el terreno que está lleno de barro.
Así que intentaré ser un pagano teórico, ya que eso de vivir en un pago ya no es posible, que mal soporta el trasplante el árbol viejo. Pero sí que podré seguir dejando mi pensamiento volar en libertad esperando que una Ceres llene mi mesa del pan que necesito, un Poseidón sea amable conmigo cuando cruzo la mar, y que Príapo me deje tranquilo, que como Antonio Machado dijo, amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario, y mi ácido desoxirribonucleico, convenientemente mezclado como un coctail de Boadas sigue por ahí dando la lata, y esperando por segunda generación ser presentado a la tribu en rito de pueblo que en mi juventud era la comunión, y ahora puede ser cualquier cosa, pero alguna habrá.
Propongo pues disfrutar de nuestras fiestas paganas, todo lo que podamos, que nos ciñamos a los ritos que nuestro ecosistema exige, y lo hagamos en la forma que más conveniente nos parezca, mientras tanto ¡Salud compañeros!
Buenas noches, y buena suerte.

Priscilla reina del desierto

Escuchando la grabación del último programa de “La escóbula de la brújula”, eché unas risas cuando uno de los contertulios comentaba lo que le evocaba la escena de tres personajes, uno con barba blanca, otro rubio que parece un Sigfrido, y un negro zaíno montados en camellos, con capas de seda, colores vivos, enjoyados, con oros y aromas en ricos cofres, de viaje a occidente…¿los reyes magos? Noooo. ¡Priscilla reina del desierto!. El primer desfile de Drag Queens de la historia, el orgullo gay en todo su esplendor.
En el mismo programa y tocando el aspecto científico parece que alguien se ha puesto a analizar al pobre Papá Noël, y le sacude por dos lados.
El primero, es que los renos macho, en esta época del año, no tienen cuernos….a no ser que sean “castrati”, o féminas. Cuestión, al parecer de la testosterona, y claro falta el reconocimiento al oscuro trabajo de las señoras “renas”. Así que doña Carmena con eso del sexo y la cabalgata de Reyes había oído campanas sin saber dónde, se hizo bola, y mire usted, que tuvo que poner a la concejala de San Blas a dar explicaciones canónicas.
La segunda, es que un grupo de científicos un poco “fumaos”, hizo un cálculo de la velocidad que Papa Noël debería desarrollar para servir, a los niños que creen en él, los juguetes en las veinticuatro horas que tiene viajando de este a oeste. (Lo de los husos horarios ayuda un montón).
Parece que tendría que moverse a unas tres mil veces la velocidad del sonido. Hasta ahí, bien, salvo que la onda sónica que crearía sería de tal magnitud, que destruiría, su carro, sus juguetes a las renas…y hasta él mismo saldría seriamente perjudicado.
Claro que como se cumplen estos días los cien años de la publicación de la teoría de la relatividad, si va muy muy deprisa, el tiempo no pasa para él, así que nosotros capturados en el segundo mágico, y él repartiendo juguetes, subiendo y bajando por las chimeneas, comiendo los turrones, y bebiendo el vinito que hayan dejado los devotos e interesados niños. Incluso, podría usar agujeros de gusano, pero eso es ya otra historia.
Realmente la simbología que arrastran estas fechas es inabarcable, aunque en todas las tradiciones del hemisferio norte, lo más importante es el culto al sol naciente, la época en que empieza la vida de nuevo, en contraposición con el otro solsticio que conlleva la necesidad de deshacerse de lo caduco.
Los últimos acontecimientos acaecidos en nuestro país parece que dan la razón a las tradiciones solsticiales, solo viendo la cara de los dos políticos que se encontraron ayer en la carretera de La Coruña. ¡A mí tampoco me tocó la lotería, y tenía otra cara!.
Estos dos se saben muertos desde el solsticio de verano, como poco, y si siguen donde siguen, no es porque no estén ya desechados por la ciudadanía, sino porque nuestra Carmena, nos está fallando con la recogida de basuras y no le caben en los camiones de Fomento de Construcciones y Contratas esa cantidad de porquería, que ellos son solo la cara de las organizaciones clientelares corruptas que lideran.
Las semillas que están ahora brotando en esta tierra contaminada, no son más que despistados bebés políticos intentando enterarse de qué diantres va la fiesta, y sondeando la posibilidad de encontrar un hueco entre el marasmo de árboles que conforman este bosque caduco. Pero el sol está con nosotros unos segundos más al día, y acabará calentando.
Si fuese un antropólogo de pro, y no un Mr. Chance de segunda, desarrollaría ahora los cultos de Isis, sus similitudes con las tradiciones cristianas pariendo dioses en estas fechas, hablaría de los abetos (perennifolios, by the way), o del muérdago, o incluso del Tió Nadalenc de mi terruño, la Toza aragonesa, la Tronca del Pallars, el Tizón gallego, y hasta el Yule Log británico como parte de las tradiciones solsticiales, que hemos heredado, posiblemente, de los antiguos druidas de los bosques ancestrales.
Tampoco, aunque me haya metido con ellos al principio, ignoraré lo que significa la aparición en estos días, y en cada tradición con su nombre y su matiz, de Magos que venían de oriente, de brujas como la Befana (palabra derivada de Epifanía), o el gnomo del Norte que reconocemos como Santa Claus.
Todas estas tradiciones, parece que tienen tres cuerpos para aquellos que somos cristianos viejos, y huimos de calvinismos, que son, a saber, el Nacimiento, el paso del año, y la Epifanía (revelación).
Al fin y al cabo, la tradición cristiana que lo ha sincretizado todo, como no podía ser de otra manera, no ha hecho más que intentar dar una explicación a la misma tradición que no es otra que la celebración del renacimiento de la esperanza del nuevo ciclo solar, que conducirá a nuevas explosiones de vida y renovación en los próximos meses.
El carajal que supuso el cambio al calendario gregoriano, dejó a la iglesia oriental (los que no saben persignarse) celebrando el nacimiento el seis de enero, así que aunque los pastores ya sabían que la Esperanza estaba entre nosotros desde Navidad, se confirma la Revelación, dos semanas más tarde.
Lo que nunca le cuadró a la iglesia es que se le quedara descolgado el cambio de año, por un quítame allá el calendario, la fiesta intermedia que dieron en cedérsela San Silvestre, e intentaron cargársela de forma infructuosa, que con las tradiciones milenarias, no puede ni la tele. Así que el 31, a misa de Gallo, y a otra cosa.
Relacionado con todas estas tradiciones, hay otros personajes, que como “el caganer” catalán, no hacen más que abonar la tierra, o el Angulero asturiano que reparte regalos como el Esteru y su burru, el Olentzero vasco-navarro, o el Apalpador gallego. Todo personajes relacionados con la Naturaleza, y por tanto muy comprensibles para el pueblo que vivía del campo, de los bosques y da la pesca.
Me encanta por otra parte, saber que a los daneses les visita San Nicolás, que, claro, viene de España, el mundo es así.
No olvidamos a nuestras brujas buenas como las Anjanas cántabras que te protegen de los ojáncanos, y también llevan juguetes y regalos nuevos.
Y ahí otra de las tradiciones es el regalo de algo nuevo, que la tierra se renueva, y todo debe renovarse para el próximo ciclo, de la misma forma que para San Juan, quemábamos lo viejo.
Acabaré este capítulo solsticial, pidiendo perdón en primer lugar a Rodolfo, el buen reno de Papa Noël, que no me lleve a tribunales por meterme con su sexualidad y sus cuernos….(no haber sido tan bruto en la época de celo, que estas cosas se pagan). También a los Reyes Magos, que me lo han puesto a huevo, pero a los que les escribo mi carta anual, y nunca me dejan en la estacada, y a todos los que hayáis llegado hasta aquí, si no he cumplido con vuestras expectativas.
Por lo demás deseo a todo el mundo un feliz tránsito hacia los meses de la esperanza, que con la tierra bien abonada y los regalos nuevos si se han pedido con tiento y con tino, las expectativas se cumplirán.
Buenas noches, y buena suerte

No puedo dejar de reír

Y lo digo de esta forma suave, para que la cosa no se me desmadre demasiado, que si empiezo con tacos luego se me calienta la boca, y tengo que poner dos rombos en la cabecera, o indicar aquello de “para mayores con reparos”.
Los españoles, al ejercer nuestro derecho democrático al voto, hemos dejado el panorama como unos zorros, vamos que me recuerda a los partidos de la Real Sociedad de los setenta, que venían a “Can Barça”, ponían el autobús delante de Araquistain, y a por el empate, que se lo llevaban siempre.
Luego en “Can Barça”, (costó, treinta años), empezaron a saber cómo se reventaban los catenaccios, a la vasca o a la italiana, que tanto da, pero costó eso treinta años.
Desde luego el pueblo es soberano, pero lo que hemos hecho, que es lo que había que hacer, por cierto y si la cosa se hubiera exagerado un poco más, quizás hubiera sido mejor, y más divertido.
Mi lectura de los resultados de las elecciones, es que les hemos dicho a los políticos, que ninguno de ellos vale para gobernar, ¡Qué razón llevamos!, y ahí están todos diciendo que han ganado, y que están dispuestos a formar un gobierno con ellos como “Dios Invicto”.
Me muero de risa, pero la cosa tiene algo de risa amarga. Porque me temo que esta panda, que si solo fueran inútiles aún saldríamos del atolladero, son además sectarios, y ahí es donde nos va a doler, y mucho.
La cosa la veo, que como siempre, delante de los políticos ha ido la ciudadanía, y como pensamos que la política es el arte del acuerdo, para hacer progresar les hemos dado un mandato, que me temo no van a saber interpretar, ya que su objetivo no es el bienestar y el desarrollo de los ciudadanos, sino que es el bienestar y desarrollo de ellos mismos, lo único que les interesa.
Y me viene a la cabeza ahora, lo mala que es la corrupción en lo público cuando llegan estos empates en el reparto de poder.
Y no me refiero a las cuatro perras que hayan podido trincar, que siendo muy negativas no son lo peor. Lo peor es el enroque de los partidos por miedo a que un socio de gobierno levante las faldas de la camilla, y eso sí que no.
Lo fácil es hablar con postulados sectarios, o de la inmiscibilidad de ideas o de programas, ¡como si tuviesen de eso!. La carencia de empatía con el ciudadano es lo que caracteriza a estos. Solo conocen su ombligo, aunque no sepan lo que es.
Ayer mismo, con el cadáver caliente de los resultados, se me pusieron a verdulear en la tele una tipeja del PP y otra de Ciudadanos, dos partidos a los que se les supone cierta afinidad ideológica. Pero no la hay, no hay ideología, hay solo un deseo innoble de llegar al poder, el que sea, y al precio que sea.
No olvidemos, por favor en qué aguas estamos navegando, son turbulentas, más que las de Paul Simon y Arthur Gardfunkel, nuestro entorno está patas arriba, y quizá lo que nunca hagan estos pollos con lo que se está viendo, y lo que se intuye, sea pensar en nosotros, y dado que los problemas que enfrenta nuestra sociedad son importantes, eso de aliarse, coaligarse sabiendo que hay que ceder de un lado y del otro para dar estabilidad al país que la necesita como agua de mayo, no aparece en sus agendas.
Si hay que modificar la Constitución, mejorar la ley electoral para hacerla más justa y más acorde a la representatividad que se espera tengan los ciudadanos. Si resolver el problema de los separatismos, o conseguir que temas tan importantes como la Sanidad, la Educación, la Investigación o la Justicia, el hambre y la pobreza que ha anidado en nuestra tierra, la falta de trabajo digno(menciono solo estos por no ser exhaustivo), conseguimos que sea nuestro orgullo, y nuestra identidad de libertad, cuanto mejor aunar esfuerzos, negociar “ad nauseam” no para que tu idea triunfe, sino para que de las experiencias y los conocimientos de todos busquen las mejores y más productivas soluciones.
Pero eso no va a tocar, y por ahí fuera, que lo saben de memoria, ya nos han dado el primer “zasca” en el bolsillo. El bono español ha perdido valor esta mañanita en los mercados internacionales, y en intereses puede significar un palito de ocho mil millones mal contados.
Y esos hay que pagarlos, a costa bien de más impuestos, o de recortes en servicios que esperamos los ciudadanos. La marca España se ha llevado el segundo “zasca”, en el Ibex que se ha dejado más del doble que las bolsas del entorno.
Señores, esto no es la liga de “jumbol”, esto no es ver a quién le meto diez goles, esto es ver como beneficio a todos los ciudadanos, y no hubiera habido una mejor foto que la de los cuatro partidos nacionales, reconociendo el cero a cero, y diciendo a los españoles y al mundo que habían entendido el mensaje creando un gobierno totalmente alejado de los intereses de los partidos, y centrado solo en los ciudadanos y la estabilidad del sistema, y con la mezcla de las ideas de todos, sin importar quién será Pichichi
Pero esta panda, antes se abre las venas, y claro, volveremos atrás, en un nuevo día de la marmota, viendo que la única forma que se les aparece es mirar a los partidos nacionalistas para que a cambio de un plato de lentejas, dejen a alguno de estos calentar sillones presidenciales.
Han aparecido de nuevo los González y los Aznares, saliendo a la palestra como si quisieran recordar que ellos están ahí dispuestos a salvar patrias y partidos. Y eso me pone los pelos de punta, y menos mal que Arzallus y Pujol ya no bailan.
Los españoles hemos dado a nuestros políticos una oportunidad única que no van a saber ver, y me temo, que como siempre, los ciudadanos pagaremos esta cutre incompetencia con la poca sangre que nos queda.
Tenemos el espectáculo servido, estamos a ver quién es el más alto, el más guapo, el más listo y el que mea más lejos; eso es lo que nuestra sociedad ha podido parir, y que nos devolverá a terrenos de recesión ya transitados.
Por favor, políticos recién electos, usen, si tienen, conocimiento y cabeza. Usen virtudes como la humildad, piensen en los votantes, no en sus votantes, piensen en nuestra prosperidad y la de las generaciones que nos han de seguir, no en sus prebendas, pensiones vitalicias, VISA-Congreso, o en llevar el AVE a su pueblo, aunque sea de vía única.
Hagan pues la caridad de romper el catenaccio, como se hizo en Can Barça, dando juego, funcionando como un equipo de trescientas cincuenta personas con el objetivo común de ganar el partido global al que se enfrenta día a día nuestro maltrecho país. Recuerden, ustedes son la selección de los españoles y tienen que ganar el mundial trabajando juntos como una piña.
No me fío de ustedes, creo honestamente que harán aquello que tienda a llenar el bolsillo de sus señorías y quien caiga, quien pierda, quien no tenga oportunidades, que se hubiese dedicado al navajeo con las piernas enterradas en la tierra a lo menos hasta las corvas.
Y sí, me río amargamente del espectáculo que ya han empezado ustedes a dar, y me río porque si sale gobierno de entre todos ustedes, habrá sido vendiendo soberanía, o bienes que no son suyos, y eso me da una risa amarga.
Buenas noches, y buena suerte

Esta guerra la ha ganado el capitalismo

No recuerdo si ha sido Georges Soros, o Warren Buffett, u otro de estos, que el mensajero en esta ocasión es lo de menos, quién ha dicho esta gracieta, y lo mismo ha sido el mejicano Carlos Slim, y no me he dado cuenta, aunque a lo mejor lo han dicho los de Cubanet, que también podría ser, y en sus carnes lo notan.
Lo malo, ya digo, no es quien lo haya soltado, lo malo es que me temo que llevan toda la razón del mundo.
Andaba esta mañana trasteando en una librería de Madrid, buscando algún libro que regalar, y me di de bruces con el bueno de Don Eduardo Mendoza, vamos, de sus libros en la estantería, y entre los Gurb, las riñas de gatos, o el tocador de señoras, ahí estaba uno de esos libros, que convertido en película española de los setenta, con López Vázquez, recomendaría leer y ver a todos aquellos que no sepan de donde vienen estas cosas de hoy, y así pudieran analizar el nivel de compromiso de la sociedad actual y de nosotros, sus componentes.
La verdad sobre el caso Savolta, que es como se llama la obra, nos lleva a los acontecimientos de hace un siglo en la Barcelona que intentó decir basta a la explotación laboral a la que estaba sometida. Los obreros ya no podían más, y se peleaba no solo por salarios dignos, sino por horarios justos, es decir 44 horas a la semana, ciertas condiciones de salubridad, algo de protección social, y claro a los patronos, no les venía nada bien, así que a pelear.
La huelga de La Canadiense, o Barcelona Traction Company Ltd. que empezó por el despido de cinco obreros, puso tras cuarenta y cuatro días patas arriba a los políticos, a la compañía, y por extensión a otros gremios, como, por ejemplo, el textil. Hablamos de febrero de 1919, casi un siglo, y de una victoria de un sindicato anarquista la CNT.
La victoria tuvo unas consecuencias tremendas, y la clave fue la unidad de los obreros que aguantaron cuarenta y cuatro días, sin una defección, consiguieron las readmisiones, mejores salarios, y jornadas de ocho horas con semana inglesa. Todo un logro en 1919, cuando apenas estaban llegando los ecos de la revolución de octubre que dio origen a una de las peores experiencias humanas de la historia.
Quiero decir que el marxismo no tuvo mucho que ver con lo de la Canadiense, fue algo, creo yo, más local pero no menos importante, de hecho la CNT había abandonado la tercera internecional. Pudieron con la alianza entre Martínez Anido y la patronal, que andaba defendiéndose de las organizaciones obreras a tiros entre los guardias y los somatenes por un lado y los sindicalistas armados por otro. Eran tiempos muy duros y difíciles, y si no que se lo digan a Salvador Seguí, el “Noi del Sucre”, un autodidacta que intentó aunar en una sola fuerza obrera a la UGT y a la CNT. Lo pagó con la vida que le quitó el disparo de un sicario en pleno Raval barcelonés.
Pero fue gente a la que creo les debemos mucho, sea cual sea el lado en que nos encontremos, ya que de la dignidad en el trabajo, y del incremento de la educación, que fueron dos de los pilares fundamentales de aquellos puntos de vista, nació décadas más tarde una clase media que nos ha hecho progresar durante el siglo veinte.
Pienso que esta lucha es como la obra de Ende, “La historia interminable” y no debe parar nunca, de ninguna forma pero evidentemente de formas no violentas que para eso ya hemos, hablando en general, ganado en cultura y hay medios de lucha no cruentas mucho más efectivas.
Pero en 1991 se deshace el Imperio Soviético, y lo que es peor, se deshace la ideología, y se sustituye por el más salvaje de los capitalismos con la eclosión de los grupos empresariales cuasi mafiosos, y haciendo presos del gran lujo, y del más sofisticado de los consumos a esa parte del “establishment”, que se hizo con la riqueza del país.
Es una pérdida tremenda también para el capitalismo, se ha quedado sin competencia, aunque quede algo testimonial en Cuba, o si se acepta en Corea del Norte, Venezuela, o Vietnam, donde se confunden creo ideología y dictaduras.
Lo de China es otra cosa, yo no sé muy bien cómo definirlo, pero creo que es un capitalismo de lo más salvaje, pero con el control por el Partido de la economía, con la ideología leninista como bandera, con ínfulas imperiales que esperemos no nos salgan caras.
Así que podemos decir tranquilamente que el capitalismo ha ganado la guerra, que ni siquiera los partidos políticos que se autodenominan progresistas, o de izquierdas, tienen en mente nada relacionado con el marxismo del que desertaron cuando dejó de llegarles el dinero del PCUS, y lo que es peor no tienen alternativas.
Todo esto, ha sido fundamental para la vuelta de tuerca que a los ciudadanos les ha dado la última estafa que a nivel mundial se ha dado, y que reconocemos como crisis.
Nada nuevo, salvo que esta vez la respuesta del pueblo afectado sencillamente no ha existido, a todos los niveles, en todos los países. Nos la hemos merendado, y me temo que la vergüenza que las cenizas del “Noi del Sucre” han tenido que sentir viendo a Fernández Toxo, y a Cándido Méndez, inactivos ha tenido que ser monumental.
Este capitalismo que ha ganado la guerra, tiene ya el campo libre, nadie va a defender ya a los trabajadores del mundo. Hemos perdido la educación en libertad, ya que ahora es un arma de adoctrinamiento en vez de un arma de enriquecimiento espiritual, volvemos a ser más cercanos a la gleba, sembrarán en nosotros y veremos como los beneficios desaparecen de nuestra vista.
En La Canadiense se consiguió un salario digno, se consiguió trabajar cuarenta y cuatro horas a la semana, y se recuperaron a los despedidos. Noventa años después, nadie recupera su trabajo, los salarios ya no son dignos, y trabajar cuarenta horas no es algo al alcance de todos.
Además esta vez, mucha gente ha perdido su casa, su vida, sus esperanzas. Dentro de occidente desde los damnificados por las subprime, o Salomon Brothers, hasta los que estamos afectados por las estafas de las Cajas de Ahorros, o la corrupción política somos miríadas.
Aunque ha subido el precio del pan de forma insultante, esta vez no se ha tomado La Bastilla, si me apuras el nuevo enemigo creado por el Imperio, el Islam, casi mata a los que por allí andaban. La Canadiense sigue facturando, cada vez con una más insultante arrogancia robando lo poco que le queda a la gente, y el pueblo entre twitter, Facebook, la guerra de las galaxias, se olvida de tomar la Bastilla, el Palacio de invierno, o llenar la plaza Tiannamen.
Mañana creemos que se decidirá sobre el futuro de España, y es uno de los mayores errores o de las mayores estafas de este fin de año, el pescado está vendido. Gane quien gane ha ganado el capital, y nosotros hemos perdido, sin remisión, los hay que han diseñado el futuro por nosotros.
Buenas noches, y buena suerte

ELLAS

No sé dónde leí el otro día una de esas frasecitas graciosas que parecen sacadas del Dale Carnegie, de los libros esos de las series de ¿Cómo?, o los resúmenes del Readers Digest, que parecen concentrarse hoy en el Caralibro o en el Trino, ya sabes: “Camina libre y disfruta de tu andar”, o “Ser fiel pertenece a los justos, soportar pertenece a los valientes”, así que ya sabemos de qué hablamos.
La frasecita en cuestión, me llevó de golpe a rememorar a “La Flaca”, cuando mirando con aquellos ojos de gata miope, (lo digo porque como los entornaba siempre, sería para enfocar), y medio escondida tras el humo de ese cigarrillo preso en una boquilla de nácar casi tan larga como cualquiera de sus piernas, soltaba algo parecido a ¿“Estás seguro Sam”?.
Al pobre Spade, que me lo llevaban de culo entre los malos y los peores, con esa sonrisa que no le salía, (y que no me vengan con parálisis faciales ni tonterías), bregaba hasta la extenuación y “La Flaca” ni una caricia desinteresada. Tremendo.
¡Uy!, perdón que se me olvidaba la frasecita….”En realidad, el gangster se jugaba siempre su vida, para que la rubia platino, siguiera mascando chicle”.
La novela negra, al final se resume, las más de las veces en esa frase, donde o bien el gangster, o el detective, o el periodista acaba hecho unos zorros, y la chica sigue mascando chicle. Ya sé que a veces la asesinan o le dan unas “golpizas” de muerte, pero no voy a fastidiar mi columna de hoy por un quítame allá esas pajas.
Me acuerdo como le dejaron la nariz a Jack Nicholson cuando se empeñó en ponerse en el papel que le dirigió Polansky en Chinatown. Unos zorros, vamos, y además le duró toda la película, ¡qué menos!. A todo esto Faye Dunaway, mascando chicle.
Siempre he mantenido que el papel de ELLAS en la Creación, es claramente preponderante, y va incrementándose a medida que la civilización y la cultura avanzan.
Mientras menos importancia va teniendo la fuerza bruta, más importante se va haciendo la influencia femenina en el mundo, y creo que puede tener muchos aspectos positivos de esos que a veces, a cabestros como yo, nos pasan desapercibidos.
La cosa viene desde que se empezó a verlas y considerarlas como damas, así que podemos fijar algún momento durante la Edad Media, cuando empezó este negocio. Antes de eso, no se las consideraba de esa forma, lo que no era ni peor ni mejor
Claro que en esos tiempos, las cosas se arreglaban a bofetadas, a espadazos, a golpes, vaya, y la verdad es que a los más civilizadetes, empezaron a pensar en eso de desfacer entuertos, proteger a la desvalida dama, y luchar por ella bien en la justa o en la guerra podía incluso transformarse en forma de vida, que se lo pregunten a Amadís de Gaula, o incluso a Foliseo, a Belianis de Grecia, o a Clarián de Landanis. Yo creo que era una profesión como otra cualquiera, y que estos pollos no habían podido defender los Santos Lugares como Caballeros Templarios, Hospitalarios o de la orden de San Juan.
Claro que aquí la dama, las ELLAS, tenían un papel pasivo, ahí estaba el dragón, ellas en la torre y el Caballero de Zifar, si aquel día el caballo aún no se le había muerto, pues al rescate. ¡Qué bonito!.
Hasta Ginebra, creo yo, con la que se armó, que tuvo un papel pasivo. Huele a cambio generacional, Arturo andaba a pellejear en tono verdoso, y Lanzarote le dio un toque al jefe en la piel de la dama. (Arturo, la verdad es que se había metido en camisa de once varas yendo a casar con una doncella de gran fortuna.
La vida era aparentemente bella, de la torre del dragón, a la torre del caballero, mascando chiclé, ELLAS siempre presas, ellos siempre con las narices rotas, como el gangster.
Las chicas tuvieron un momento precioso, que al final resultó ser el final de la historia del chicle, aunque las cosas de siglos, siglos tardan en desaparecer, y fue el romanticismo, donde todo se exageró, se recuperó ese aire del amor sublime lleno de miradas y suspiros y muertes en el monte de las ánimas….pero empezaron a salir ELLAS ilustradas, y Chopin se encontró que no podía proteger a Georges Sand, y Bretón de los Herreros tuvo que conceder grandeza humana a Gertrudis Gómez de Avellaneda, en el famoso “mucho hombre es esa mujer”.
No hablaré de Rosalía de Castro, ni siquiera de Fernán Caballero, que tampoco mascaban chicle, porque la cosa ya iba pendiente abajo, que me salen premios Nobel femeninos que asombraron al mundo, como el de Marja Sklodowska, (por lo del apellido, siempre agradecí que tomara el de su marido), o Selma Lagerloff, o incluso esa gran luchadora por los derechos de su pueblo que fue Doña Rigoberta Menchú.
Vamos, que Lauren Bacall mascara chicle, como Marilyn Monroe, o Kim Basinguer, ya no quiere decir nada, que por en medio hemos tenido a la Ghandi, a nuestras Monseny, o Ibarruri, que no necesitaron nunca un gangster que las sacara del atolladero, o un Amadís que matara al dragón.
Los tiempos han cambiado, que el panorama se me está llenando de Botellas, Carmenas, Colaus, y no se si me está gustando la cosa, que estas a lo mejor daban menos la lata mascando chicle, o en la torre del dragón.
Claro que no veo a ningún Lanzarote matando dragones por ESTAS ELLAS, ni a ningún Jack perdiendo la nariz, y así tener la prenda de la dama en cuestión para el próximo lance.
La cosa por ahí fuera tampoco me está haciendo muy feliz, que entre Merkel, Doña Clinton, o Doña Le Pen, me van a hacer buenos a unos cuantos desnucasapos que todos conocemos.
Pero pelillos a la mar, lo que hay es lo que hay, y con los sueldos que se pagan hoy, eso de dejar a la rubia platino mascando chicle, hace que no se pueda pagar la hipoteca, así que las más de las veces hasta competencia profesional te hacen en casa, y como te descuides, les sale un puesto de expatriada en Yokohama, y te llevan a Japón para que seas tú el que masque chicle, de shasimi con shake, y ELLAS a jugarse la nariz.
Ya me perdonarán sus gracias, que lo que espero de veras es que nadie masque chicle, que necesitamos los esfuerzos de todos, sin excepción, de los que andamos por el planeta, que cada uno aporte lo suyo, y que los niños los traiga la cigüeña de Paris, porque con este trajín, no hay forma.
Buenas noches, y buena suerte

Días de debate

Esta noche cuando empiezo a escribir esto, parece que va a empezar en A3 media el debate electoral, que dicen seguirán cuatro o cinco millones de espectadores.
Estando interesado en la política, en el desarrollo no solo de mi tierra, sino del planeta, no pienso ver el debate de esta noche, porque a lo mejor me numeran, y suben los anuncios de cola loca o de vaya usted a saber qué. Es hasta posible que aunque sea un programa de esos de la telebasura, hoy no berreen pisándose los unos a los otros, o hasta es posible que en algún momento no se insulten, o no se tiren puyas, o no se comporten como enemigos, pero no será por buena educación o por interesarse en el punto de vista de los otros, será por miedo a los asesores de imagen, a la putativa pérdida de votos, o a la soberbia que implícitamente acarrean estos cuatro aspirantes. (A lo que aspira en el corto plazo la dama, sigue siendo una incógnita).
Será uno de esos, sordos todos, mudos ninguno, y los votantes me importan un rábano, hasta que me voten y si votan a otro son mis enemigos, soltaré mi charleta, diré que malo es el de enfrente, y a casa a revisar con el asesor el vídeo del partido.
Porque eso es una de nuestras desgracias, estos dirigentes y los que aspiran a serlo, se comportan como enemigos, se tratan como enemigos, y obtienen el peor de los resultados, es decir, la destrucción de lo que les rodea, que somos nosotros, siempre y cuando ellos salven sus posaderas.
Mañana cuando los periodistas y otros corifeos amanezcan, nos darán el resultado del partido, nos comentarán las jugadas, hablarán del árbitro, de las tácticas, de si uno jugó con el equipo titular, que si los otros no tenían experiencia, que…..asco, cuánto dinero, cuánta energía para dar un espectáculo con no más interés que los amores de un torero con una cupletista. Nos darán ese resultado, que ya me sé antes incluso de este partido, ellos, los políticos, cuatro, nosotros los votantes cero.
Es más, seguro que los corifeos de la mañana nos dirán que no dejaron saltar a un equipo al campo, quizás a más de uno, que no habrá nacionalistas, ni los de UPyD, o los comunistas…¡uy perdón! Que está el de la coleta, ¡qué cabeza la mía!.
Lo dicho, todos intentarán hablar del otro para destruirlo, seguro, y si no, ¡claro!, en A3 media, publicidad gratuita de mi mensaje, que nos estamos jugando mucha pasta, así que consignas, slogans, a ver quién es más listo o más pícaro, una batracomiomaquia., y para ese espectáculo. prefiero el festival de Mérida.
Como diría un aficionado a la ciencia ficción, ya estamos viviendo la distopia de nuestra civilización, y he descrito más de una en esta bitácora. Que somos hoy una mezcla del Mundo feliz, de 1984, y de Farenheit 451, y la tendencia es hacia Blade runner, que eso de soñar con ovejas eléctricas se entiende poco.
Lo fácil, o al menos lo realmente positivo sería pensar en Tomás Moro, pero su Utopia, empieza por ser una isla que no existe, con una capital Amauroto (sin contorno), regada por el río Anhidro, (sin agua), y con un magistrado llamado Ademo (sin pueblo). Eso sí, eso que no existe, que no tiene contorno, que no tiene agua, y que no tiene pueblo, se acepta como algo intrínsecamente bueno, pero no existe, no existirá y nuestros debatientes de esta noche, creen que pueden vendernos alguna, aunque por Tomas Moro, quizás no venga nada en su libro..
Ni siquiera las ideas de Platón en su República, me gustan, aunque no me importaría que el primer magistrado fuera una persona formada, un filósofo en la acepción exacta del término, alguien que amara el saber, pero eso si es utópico.
Porque esa república, marca las castas, deja al obrero casi como esclavo, necesita alguien un poco más preparado para manejar la gleba, algunos soldados, y todos al final al servicio de esa aristocracia, (el poder, el gobierno en manos de unos pocos), que son los beneficiarios del sistema.
A lo mejor, lo suyo hubiese sido crear una ucronía, e imaginar que América descubrió a Europa, o que Ciro se hizo ateniense, o que Aníbal realmente tomó Roma, y estamos viviendo el Imperio fenicio/cartaginés.
Porque las ucronías recientes no me gustan, si hubiera ganado Hitler, hablaríamos alemán, en vez de inglés, el dueño estaría en otro continente, solo eso, o si en vez de Aznar hubiese ganado el congreso Hernández Mancha, sería otro del mismo tamaño haciéndonos parecidas putadas a todos.
Así que ni distopias, ni utopías, ni ucronias, lo que hay es lo que hay, y estos cuatro de hoy a los que estoy prejuzgando de forma miserable, no van a buscar en el otro puntos que mejorar, van a destruir sus puntos, sus ideas, que por otra parte están tan esclerotizadas, y son de tan corto plazo, que las hacen absolutamente inútiles.
Son poemas a la arrogancia, a la soberbia, a la intransigencia lo que esta noche habrán ofrecido al pueblo, y no será ni panem ni circensis, será una macabra payasada que se cimentará con el sudor y el llanto de los 45 millones y pico que nos arrastramos por este país.
Supongo que ya habrá acabado a estas horas este siniestro Show de Truman, este espectáculo del que somos todos protagonistas a la vez que espectadores, y creemos que es nuestra realidad, que no puede haber otra, pero me tremo que somos marionetas en un escenario terrorífico.
Así, que no, no pienso ver este debate ni cualquier otro que pongan en estas telebasuras, intentaré leer los sueños, honestos o no que hayan plasmado en sus programas electorales, sabiendo que no los cumplirán, y que las excusas, y las explicaciones del porque no, ya están analizadas y escritas por los correspondientes comités de los partidos.
Lo que importa es que les votemos, que eso son perras para todos y cada uno de ellos, para sus amigos, y para el anuncio de cola loca que a lo mejor ponen en el entreacto.
Quedan aún dos semanas de campaña en las que asistiremos a una escalada de tú más, tú peor, tu malo, y tu papá peor. Yo no estoy por ese espectáculo, que además me acaban de servir en casa, diciendo que si el padre del Iglesias era un asesino del FRAP, que si L’Albert se mete coca, y dirán que Rajoy toma percebes, y Perico jugaba con Estudiantes.
Espero que nos sea leve; las últimas elecciones consiguieron cargarse a Cataluña, mi tierra, y las anteriores enterraron Andalucía, veremos cuál es el próximo cadáver.
Yo me voy a poner a leer otra vez el cuarteto de Alejandría, que al fin y al cabo habla de una de las ciudades más decadentes y maravillosas en las que he estado, y como nos van a dar por donde amargan los pepinos, iré comprando vaselina con sabor a fresa, que las penas con pan son menos.
Buenas noches, y buena suerte

R.A.F. de Gordon’s

Para que te sirvan uno sin errores hay que tener algunos años, y saber algo de los pijos tuseteros Esos que dieron luego cosas tan nefastas como el Arturet, o divas inalcanzables como Teresa Gimpera que aunque era de otra generación nos tenía a todos con la boca llena de suspiros.
Y no era que estuviera buenorra, que diría uno del Bogatell, no era eso, era una dama y olía a Paris, de las buenorras ya estaban la Bardot, la Cardinale, o la Loren. Buena generación..que nos dejó algunos mitos como “Et Dieu crea la femme”, “Il Gattopardo”, o “La Ciociara”.
Los amiguetes nos sentábamos en el Anahuac, y con un R.A.F. de Gordon’s, soñábamos con ser el “Hombre de Río”, que hacía aquel simpático Belmondo, pinta mitad “flick” mitad “mâcro” marsellés, o el Tritignan, que achuchaba en la playa a Anouk Aimeé. Creíamos ser parte de la gauche divine, pero don Franquito estaba en el poder, y Cohn Bendit no nos esperaba en las barricadas, ni la Central de Barcelona era la Sorbona, aunque el edificio fuera neogótico.
Todo esto me ha venido a la cabeza mientras me zampaba sin ningún remordimiento un buen bacalao a pil-pil, con la salsa bien ligada, pero mirando al carrito de los licores que habían dejado casi a mi alcance.
No sé las botellas de ginebra que había, y pensé que hoy quien no es un experto en gintonic, no es nadie, y si no conoces los puntitos que se le añaden al espirituoso, o el detalle exótico de la tónica, creo que hasta el origen del agua con que se ha hecho el hielo, que es objeto de discusión para los “connaisseurs”, ni vales, ni valdrás.
Eso del R.A.F., según me contó algún barman de mi pueblo, no es otra cosa que las Royal Air Forces, la fuerza aérea británica, vamos, y como desde los tiempos gloriosos de la Marina Inglesa a los marineros se les daba el famoso Plymouth Gin Kit, una cajita de madera con dos botellas de esa ginebra destilada cerca de Plymouth, en una destilería que en su origen fue un Monasterio de los Dominicos.
Estos fabricantes destilaban una variedad “Navy strength” de 57º que era lo que en caso de entrar en combate les ponía las pilas, y a base de Plymouth gin, creen que forjaron un Imperio. Por cierto una de las anécdotas que he leído es que los fabricantes intentaron timar a los oficiales de la Navy rebajando el contenido alcohólico de la ginebra, y estos para garantizar que el contenido era el correcto, la mezclaban con pólvora, y si estallaba era correcto, si no se devolvía.
La ginebra tenía también ciertas otras connotaciones, que al calvinismo le venían muy bien. De esa forma había una cantidad reglamentada a bordo que se usaba con fines medicinales de prevención de malaria con seltz y quinina, o para emborrachar nativos, que “pimplaos” te decían donde estaban las minas de oro.
Y seguimos con eso del RAF que decía mi barman. La historia aparece cuando en la Segunda Guerra Mundial, y después del ataque japonés a Pearl Harbor, Franklin Delano Roosvelt, desde su silla de ruedas declara la guerra a la Alemania nazi.
Era por 1941, y al Reino Unido llegaron pilotos americanos a unirse a la Royal Air Force para bombardear Europa.
Los británicos antes de meterse en las carlingas de sus Taringas o de sus Spitfires, claro se sacudían su ración de Plymouth Gin, “Navy strength”, y a morir como valientes.
Los yanquies, que en eso del alcohol nunca han sido tan recios como los británicos, a pesar de los Whiskies de Tennesee, pensaron dar al destilado de Plymouth, un toque americano, y lo mezclaron con Coca-Cola….et voilà, el R.A.F. inventado, y a matar nazis.
Por estos pagos, y en aquellos tiempos en los que ciertas cosas que afectaban a la grandeza nasssiooná, no estaban muy estudiadas, o al menos muy comunicadas, a eso le llamábamos cubalibre, así de un tirón. Pero es que no estábamos ni leídos ni viajados, éramos del Reader’s Digest, y cualquiera pensaba o discutía. (Los de Tuset un poquito más), que con eso de la gauche divine, ya había gente que había leído a la Bouvoir, o al Sagan, tenía el poster del Ché, y meditaban sobre los análisis profundos de las tiras de Charlie Brown.
Pero el cubalibre, no era el R.A.F. de Gordon’s, (lo de Gordon’s era el aporte nacional, que se destilaba en Málaga porque la Plymouth ni estaba ni se la esperaba) que le ponían desde que se inventó, Ron Bacardí, y tiene también su historia.
Y fue, allá por 1901, y posiblemente en “La Bodeguita de en medio”, cuando un capitán americano puso Ron Bacardí oro en un vaso y cola en otro, los mezcló y puso cara de qué rico está esto. Así que el avispado muchacho de la barra, sirvió la pócima al resto de la tropa del local. Se brindó a voz en grito por la nueva ¡Cuba Libre!, y hasta ahora.
Recomiendo leer un artículo de Manolo Vázquez Montalbán, publicado en 1971, en Triunfo, que se llama algo así como “Informe subnormal sobre un fenómeno cultural”. Triunfo y Cuadernos para el diálogo, eran de obligado consumo para la peña de la gauche divine, aunque a Manolo le cabreara un montón, que él siempre se consideró de la gauche satanique, como mantiene a quién quiere leerle, y que por cierto siendo más descarnada siempre fue más honesta ideológicamente.
Pepe Carvalho haciéndose una escudella con el último Gironella, en su pensión del Raval, siempre me ha parecido más honesto que esperar a que alguien te invite a un coctail en el President, o a una cena en Reno. Lo de tener una novia puta, pero honrá siempre ha sido un signo de distinción alejado de los veraneos en Sa Tuna, y de las pistas de esquí de la Cerdanya.

Yo le doy la razón a Manolo, y el tiempo también, porque de todos aquellos RAF de Gordon’s, copita de tequila con sal y pimienta, disfrute de la enrevesada prosa del Moix, el meu home de la Feliu, o las sesiones de jazz en “La cova del Drac” hoy no queda casi ni humo, y por lo menos al Carvalho le ha salido un muy buen seguidor en el inspector Mascarell.
Lo que ha quedado es que toda aquella panda de pequeños burgueses con un bagaje cultural disperso, que soñaban con ser hippies, pero sin piojos, que no sabían si ponerse botas y maxifalda o pasarse directamente a la Mary Quant, y sentarse en primera fila en la clase de mates, que apenas sabían de Adenauer, o a los que el pied noir Camus les venía grande, y se perdían en la náusea del existencialismo y del nihilismo de Sartre porque tenía muchas letras, es un cutre grupo de dirigentes desubicados, que no saben qué hacer con y en la sociedad en la que se mueven. Así que se me han lanzado al separatismo como moda a seguir, que no es otra cosa que lo que han hecho siempre, y ya se sabe, el que nace barrigón, ni que de chico lo fajen”.
Yo seguiré escuchando los programas de Jazz del Quico Pi de la Serra en CAT Radio, que no molestan, de vez en cuando volveré a revisitar en mi discoteca alguna canción de Serrat, al que no se le reconocía en la “divine”, que era del Poble Sec, releeré solo si estoy de veraneo en la Costa Brava las últimas tardes con Teresa, del Marsé, siempre y cuando el camarero del restaurante no me hable en francés porque crea que soy un belga cuando le pido un buen Borgoña para cenar.
Por lo demás, aquí no ha pasado nada, las tres franjas de mi Barcelona siguen intactas, entre el mar y las Rondas, entre las Rondas y la Diagonal, y entre la Diagonal y la montaña.
Hoy no sigo los movimientos de mi tierra, aunque no desespero. Pero como soy mayorzote, me lo disculpo. Quizás asistamos a un saludable aire de anarquismo, de ese que se cuece en la Verneda, o por los Santa Colomas de turno al Norte o al Sur, que tanto me da.
Así que ni Marx ni Bakunin, ni Schreiber. Habrá que ver La guerra de las Galaxias de una sentada.
Buenas noche,s y buena suerte