El déficit público

Hoy se están publicando datos de nuestra economía que posiblemente acaben afectando al bolsillo a todos los españoles.
El déficit público que se ha conocido hoy es de algo más del cinco por ciento, es decir un uno por ciento más de lo acordado con Bruselas.
Eso son diez mil millones de euros, que junto a lo que nuestros socios europeos esperan de nosotros, va a exigir a España, que este año haya una reducción del déficit público de esos diez mil, más otros diez mil para ponernos alrededor del tres y poco por ciento que se admite como algo razonable para seguir siendo parte del Euro.
El gobierno en funciones anda diciendo que las Comunidades Autónomas se han gastado un pastizal, que las pensiones han subido porque los que llegan (que andamos cerca ya de los diez millones), tienen derecho a prestaciones superiores a los que van falleciendo.
Así que nuestra seguridad social y el gasto de los gobiernos regionales, parece que han hecho papilla nuestras previsiones, a pesar de que el producto interior bruto del país ha crecido un estupendo tres con dos por ciento.
Las primeras reflexiones que le llegan a uno, están relacionadas con el gasto de las regiones, que al parecer se han pasado dos pueblos. Vamos a ver qué quiere decir esto.
Los que hoy aparecen en los informativos como gobierno en funciones, han disfrutado durante cuatro años de un derecho de pernada concedido por los ciudadanos en forma de mayoría absoluta, y eso debería haber servido para algo, para alguna acción que hubiera puesto coto a este desmadre.
Pero nuestros gobernantes han sido muy poco diligentes en el desempeño de sus funciones, y creo que ha sido por tres causas fundamentales.
La primera, y no debemos olvidarlo, es que cuando llegaron al gobierno tenían una situación económica absolutamente desastrosa.
Ya he hablado en este blog de la caída de la recaudación fiscal durante estos años, también de la caída del PIB que apenas ahora está recuperando niveles de 2007, y no tuvieron más remedio que poner en marcha acciones para intentar reconvertir la situación, y eso era una prioridad.
No voy a discutir ahora si las medidas tomadas fueron buenas, malas o mediopensionistas, aunque para el ciudadano de a pié ha sido cuanto menos dolorosas.
La segunda es que cuando llegaron al gobierno, empezaron a reventar en su cara los infinitos casos de corrupción que se han judicializado y al final eso no es más que un incremento de la debilidad a la hora de tomar decisiones.
Las decisiones que deberían haberse tomado, en cuanto al control del gasto de las regiones no se han tomado, y obviamente las cuentas se han desmadrado. El ministro de hacienda, no ha sido capaz de trabajar diligentemente para controlar de forma eficaz este gasto, y seguramente, en demasiadas ocasiones, cuando se ha enfrentado con los dirigentes locales, le han puesto en las narices las porquerías de su partido, y eso le ha frenado en el control.
Me llama la atención la poca o nula eficacia de los tribunales de cuentas, que deberían ser los auditores de la gestión económica de cualquier organismo del estado. Si no disponían de medios suficientes, la mayoría absoluta del partido que gobierna, en funciones ahora, claro, debería haberlos puesto, pero claro, se exponían a que les sacaran más porquería de la necesaria. Así que se dejan las cosas como están, que solo nos falta.
Las armas del estado para evitar estos déficits en las regiones son las suficientes, lo que hay que hacer es ponerlas en práctica, y si una comunidad quiere tener embajadas, simplemente se le prohíbe, porque no está dentro de sus competencias, y si se ponen burros, se elimina a los responsables por vía judicial. Es muy sencillo. Pero hay que querer hacerlo.
El miedo que da revisar el concierto vasco, y determinar si las cuotas que las Provincias Vascongadas y Navarra pagan al Estado se ajustan a derecho, es tal, que no se ha hecho el más mínimo esfuerzo durante toda la legislatura….ya lo apañaremos, y no, no se apaña por debilidad por miedo, por ineficacia, por no gobernar al final de forma democrática, es decir, gobierno de los más.
Hay que añadir a todo esto, como dice parte de la prensa especializada, que el sistema español de impuestos es una verdadera chapuza, llena de exenciones fiscales reducciones extraordinarias, IVA reducido, y no sé cuántas cosas más que sirven para satisfacer a los elementos más poderosos de nuestra sociedad, los que más miedo le dan al gobierno, como las grandes multinacionales, grupos de presión específicos, la peña del IBEX, grandes fortunas, qué voy a decir que no se sepa, que es el origen de las puertas giratorias.
Entre el estado y las regiones, se han contabilizado casi cincuenta mil millones por esos conceptos, es decir, el déficit del Estado en 2015. Cuánto mejor sería quitar todas esas desgravaciones, reducir los tipos, y adelante… seguro que además de ser más justo salía más barato.
No voy a hablar del fraude fiscal, para qué. Está bien que se pille a una folcklórica, a un futbolista, o incluso a un parado al que se le ha ido el dedo en veinte céntimos de euro, está bien, pero eso es el chocolate del loro, que yo quiero, es ver liquidar impuestos en España a Google, a Amazon, a Apple, a Facebook, por ejemplo, y si no es así, se restringe su actividad. Un gobierno con mayoría absoluta puede y debe hacerlo. No puede permitir que figuras legales impidan que tantas y tantas multinacionales operen en España sin pagar impuestos de sociedades.
Señores, que hemos gastado 250.000 mil millones y hemos recaudado 200.000, que es un veinticinco por ciento más, y así no se puede, aunque al expresarlo como porcentaje del PIB, la cifra asuste menos.
Le dimos al gobierno, que hoy está en funciones la posibilidad de cambiar la ley electoral, para que de una vez valga lo mismo el voto de un catalán o un vasco que el de un extremeño, y no haya al final un peso mayor del que les corresponde en las cortes a los partidos nacionalistas, que van contra todos nosotros, que nadie se olvide. Pero no lo han hecho, no se han atrevido, son gente corrupta y débil, y así no pueden gobernar en democracia.
Ahora nos vienen los de Podemos con que quieren gastarse cien mil millones más, no está mal, los del PSOE, que son más moderados hablan de solo veinticinco mil millones más. Realmente no sé si son sinvergüenzas ineptos, o una mezcla adecuada de ambas.
Por otra parte la ineficacia de nuestra gestión administrativa, que no ha sido capaz de usar los fondos europeos para la ayuda al empleo. Que como no se atreven ahora a robarlos, no tienen las estructuras necesarias para gastarlos de forma adecuada en los ciudadanos que lo necesitan.
Que la gestión de las huchas que aún nos quedan, son miserables. ¿Sabíais que el fondo para garantizar las pensiones está invertido….¡en deuda pública española!.
El dinero que hoy el Banco Central Europeo ofrece a coste cero, no ha servido para crear un fondo soberano a imagen de los noruegos, árabes, chinos….y establecer inversiones adecuadas en los mercados mundiales, o directamente en España, de forma productiva, no para robarlo directamente, claro, o para pintar la fuente del pueblo.
Hasta Miguel Sebastián nos habla en su último libro (a buenas horas mangas verdes) de la ineficacia de la gestión económica del estado.
Lo que nos viene es más de lo mismo, pero aún más débiles. Los nuevos partidos no hablan de reducir el dispendio, no hablan de inversiones de estado, sus preocupaciones, están más cerca de su salario que del bienestar de la población, más cerca de su visión cegata de maestros mal formados acerca de lo que debe ser un país del siglo XXI, que de resolver los problemas económicos de España, con fuerza, sin “mareas”, que al final son fuerzas originadas por el cabreo, no por la prudencia que debe regir la mente de un gobernante.
Estoy cabreado.
Buenas noches, y buena suerte

Las invasiones bárbaras* 2

Esta mañana estaba yo panza abajo, con un agujerito para respirar, y una dama ¡ay!, siempre una dama, haciéndome sufrir.
Se empeñaba en que tras mi sufrimiento, no me quedaran nuditos en los músculos de la espalda, y cada vez que encontraba uno, seguro que se relamía de gusto, hincaba los pulgares, y yo a llorar, en silencio, claro.
Mi fisio de cabecera es así, ¡qué le vamos a hacer!, y yo encantado, claro, que una vez desanudado, luego voy a Las Matas y me hago tres o cuatro pares en el recorrido, que para mí es un logro.
La muchacha, que en el fondo gasta un gran corazón, y para que mi sufrimiento fuera llevadero, me dio cháchara, ¡bien!, y yo reconozco que no me porté demasiado bien, y eso que no soy rencoroso, que yo en esas tesituras siempre he preferido el sistema de los heridos confederados de la guerra de Secesión, es decir, palito en los dientes, botella de Whisky de Kentucky, y ya puedes amputar que a mi “me ne frega”.
Así que hablando y hablando, me hizo mi fisio de cabecera una pregunta de esas que se hacen con cara de buena persona, pero llevan una carga de profundidad notable, ya que de alguna manera te obligan a definirte en un tema espinoso.
¿Y tú que piensas del problema de los refugiados, y su tratamiento por la U.E.?.
Cuando estaba haciendo el Master de anguila, decidí mejorarlo con el Doctorado de lamprea escurridiza, así que en la innoble posición en la que me encontraba, casi en un “vergognati”, italiano, sin controlar ni un pelín, y sin ver la cara de mi oponente, decidí que lo mejor era la “larga cambiada”, tal y como la define el Cossio, y me puse a disertar sobre la posición estratégica de Siria, de lo malotes que eran los Assad padre e hijo, del interés de Rusia en mantener su base naval en Tartus, con vistas a Limassol y a Antalya.
En un momento ya de inspiración, me sorprendí hablado hasta de T.H. Lawrence, del Wadi Rum, de Aqaba, de Petra y los nabateos, de Amman, y de las tiendas de campaña de lujo que tienen vacías los árabes cerca de La Meca. Vamos, creo que le mencioné “en passant”el tratado Sykes-Picot, del Crillon de Paris…
Todo por no contestar.
Pero ahora, sentado delante de mi tableta creo que le debo una, que tarde o temprano acabaré en sus manos, y aunque es buena gente, el rencor, aunque sea involuntario es muy malo.
Pues mi querida amiga, mi posición es tremendamente compleja, y no sé si estoy de acuerdo con el bloqueo que se está haciendo por parte de Europa hacia los refugiados que vienen de Este, o si deberíamos abrir las puertas que ancha es Castilla, y Macedonia, y Alemania y hasta Escandinavia o Escocia, sin olvidar Francia. (No menciono Cataluña, porque les harían aprender catalán, les harían convertirse al catalanismo indepe, y ya vienen de una de esas).
De lo que si estoy seguro, es que estamos en una guerra mucho más amplia que esta guerra civil siria, mucho más amplia que el problema kurdo, y por supuesto más allá de las eternas disputas entre sunníes y chiíes.
Durante la primera década del pasado siglo, Gran Bretaña que estaba en guerra con Turquía por el derrumbamiento del Imperio Otomano, prometió a las tribus de lo que hoy es la zona de conflicto, (incluir Israel, Líbano y Jordania, por favor), que si se unían contra el turco, se crearía la gran nación árabe con un Califato en Damasco…..¿suena de algo?. Siria no es realmente un estado independiente hasta el referéndum del 61, a pesar de que Francia había retirado sus tropas en el 45. Y desde el 63 hasta hoy el partido Baath, de los Assad son quienes han cortado el bacalao, que hasta entonces eran tribus las que se intentaban hacer con el poder.
El hecho de haber derrocado a Sadam Hussein, rompe un equilibrio en la zona, que acaba con la fundación de este Daesh que nos tiene apechuscados, y aunque se nos está vendiendo toda esta operación como una guerra santa, aquí lo que realmente importa es la pasta, que a ello se están dedicando estos pollos cuando venden petróleo, algodón, obras de arte, que aparentemente destruyen delante de las cámaras….pero solo las que no valen nada….e impuestos a los no creyentes el famoso Jaray, por el que el sultán da protección a cristianos, zoroastrianos, sabeos….
La religión es la envoltura que les permite interpretaciones que en momentos determinados hace que la juventud se fanatice y sirva a sus fines.
¡Vale, vale, que no he contestado aún!, ¡Ya voy!
Los refugiados son los que sobran, bien por sus creencias, bien por estar en medio de zonas de alto conflicto en donde literalmente no se puede vivir, y desde ese punto de vista, hay que acoger a los ciudadanos que huyen de estos horrores, usando nuestros recursos para ayudarlos hasta que estén en condiciones de regresar a sus tierras de origen, donde deberán enfrentarse a la tarea de reconstrucción, una vez acabe el conflicto…..si no gana el Daesh, claro.
Sin embargo, debemos pensar también que estamos en guerra, y al Daesh le han bombardeado los turcos, los rusos, los ingleses, los franceses, los americanos, hasta los belgas ahora, y nosotros no, a saber por qué. Así que somos el enemigo, ¡qué diantres!, y los refugiados que nos mandan son desgraciadamente un arma de guerra, de guerra económica, que puede costarnos tanto como el petróleo que pierden en los bombardeos de los convoyes que salen hacia Turquía a diario.
Pero también es una forma, en estas emigraciones masivas, de infiltrar personal de sus ejércitos con fines de ataque en territorio europeo, o de proselitismo, que el filtro es muy difícil.
Las famosas mafias que transportan esta marea humana, tienen, muchas de ellas contactos con Daesh, o directamente se encargan de recaudar los últimos dinares o dólares en manos de estas mareas humanas, a mayor gloria del Califato creado.
A todo esto hay que comentar que en estas rutas de emigración hay una económica procedente de Africa, aunque también engrosen sus filas personas afectadas por los islamistas de Mali, las guerras tribales de la República democrática del Congo, o de la República Centroafricana, Côte d’Ivoire….y tantas otras.
Honestamente, yo no quiero que vengan, pero tampoco quiero que haya guerras, que haya pobreza, que haya extremismo religioso, que haya esclavitud vestida de europeo de chino o de cualquier otro sitio, y los recursos que debería el mundo occidental dedicar a erradicar lo que a la gente que aspira a vivir mejor en su tierra, deberían ser los adecuados.
Desgraciadamente seguiremos comprando coltan en forma de phablets, petróleo para el seiscientos y para la calefacción, algodón para las camisetas y los monos de pilates, y el dinero se quedará parte en las Channel Islands, parte en las Caimán, si vienen de Catalunya en Andorra, y en los resultados de las grandes compañías transnacionales, muchas de ellas en el verdadero origen de estos conflictos.
No derivaremos nunca, me temo, los beneficios de la actividad humana de forma justa a todos los eslabones de la cadena, y mi respuesta, querida fisio, es que no quiero refugiados en mi pueblo, ni en el del vecino, quiero que sean capaces de desarrollar sus vidas plenamente allá donde deseen, que casi siempre es en el terruño, (las cifras de expatriados, fugas de cerebros en los países occidentales, no llegan al 0,2% en el peor de los casos). Ahora bien quiero estar seguro de que quienes vienen, realmente han sido forzados, y entonces mi mano está abierta, con una condición solamente, donde fueres lo que vieres, que es lo que hago yo cuando ando por ahí, porque si no, no es emigración, es invasión, y contra eso, las legiones, como hacía Trajano.
Buenas noches y buena suerte
* Título de película canadiense de Denys Arcand

G.A.F.A.

Bonito acrónimo, y caro, voto a tal, y lo que es peor, si la cosa no se mueve deprisa, deprisa, el nivel de dependencia que vamos a tener del tal acrónimo va a ser literalmente asfixiante, si no lo es ya.
La G de Google, vale unos 540.000 millones de dólares, la A de Apple, unos 590.000 millones, la F de Facebook 200.000, y la A de Amazon, unos 315.000.
Esto da un total de 1.645.000 millones de dólares, es decir una vez y media más o menos el P.I.B. español, lo que no deja de ser una barbaridad.
La G se fundó en 1998, Amazon en 1994, la F nació en 2004, y la vieja manzana es de 1976.
Con tres o cuatro más de este tipo, es decir E-Bay, Alibaba, Samsung…nos plantamos casi en el PIB de Francia, y hablamos de siete compañías que, a excepción de Apple y Samsung, están empezando a ir al instituto, si miramos su carnet de identidad, y desde luego, no tendrían aún derecho a voto, si fueran ciudadanos físicos en vez de jurídicos.
La ingente cantidad de dinero en que se valoran estas compañías unidas a sus niveles de ventas, les va a permitir en cualquier momento, si no lo han hecho ya, manejar los destinos del mundo, y digo bien del mundo.
Los bancos y las instituciones financieras que nos han llevado a la crisis de la que aún no estamos liberados, han cedido aparentemente el poder mundial a estas nuevas compañías basadas en las conexiones entre personas, y una de las “mejoras” que les han permitido alcanzar estas cotas, es ni más ni menos el nivel de información que tienen sobre nosotros.
Los datos en manos de los bancos sobre los ciudadanos han sido durante décadas los más completos, pero les faltaban, como nos acabamos de dar cuenta estos últimos años, cosas como lo que de verdad nos apetece comprar en cada momento, nuestros amigos, donde estamos en cada momento, que leemos, como nos divertimos, que bebemos, nuestra orientación sexual, qué restaurantes nos gustan, a qué hoteles vamos…..ad nauseam.
Es decir, han transformado a la población en producto, y se nos vende a cada momento sin que nos demos cuenta, eso sí, bien protegidos por las leyes internacionales de protección de datos.
Los bancos a escala mundial, han tenido que pagar en los últimos cuatro años la friolera de 150.000 millones de dólares en multas por mala práctica, bien por sanción directa de los gobiernos, o por las acciones individuales de los ciudadanos. Eso claramente significa una pérdida de poder, difícil de asumir, que si no de qué le iban a sacudir los gobiernos.
Y lo peor para ellos, y ya veremos si para nosotros los ciudadanos, es que el negocio bancario clásico está empezando a derivarse hacia estas compañías. Poco tardaremos en tener generalizados los medios de pago usando nuestros móviles, ahora empezando a sacar la cabeza de forma incipiente.
Los créditos esos tan difíciles de conseguirá través del apoderado de tu oficina, se están facilitando con los famosos “crowfunding”, y supongo que a la banca minorista no le hace demasiada gracia.
Las oficinas bancarias, empiezan a estar obsoletas, van a quedar casi para que te den la sartén de promoción por los puntos estrella, y no olvidemos, hablando de valor de grandes corporaciones, que el banco más grande del mundo, el ICBC, chino él, “solo” vale unos 280.000 millones de dólares, casi como el Wells Fargo americano, pero en franco retroceso sobre todo por la evolución del precio del dinero a la baja por la acción de los bancos centrales. El poder y el dinero están cambiando de manos.
¿Y nosotros?. Pues como ya he dicho, y todos sabemos, somos el producto, se compra y se vende nuestra intimidad, nuestros sueños, nuestros deseos, nuestras intenciones, claro, sin pagarnos más que a los indígenas que encontraba Cook al sur del Pacífico, nos pagan con espejitos mágicos en forma de Phablets que se llaman ahora, que además nos cobran a precio de oro, que hay que pagar ese coltan de sangre africana.
Nosotros vamos a enfrentar una fuerte alteración de nuestros modos de vida en un plazo, que me temo, si me mantengo dentro de las estadísticas actuariales de esperanza de vida voy a alcanzar a ver.
La forma de ganar el sustento en el mundo occidental, parece que va a tener que ser a golpe de proyectos con cortas caducidades basados en ideas que pronto serán superadas, por otras de tus competidores. Una y otra vez habrá que reinventarse, lo único que deseo es que las generaciones que están formándose ahora, lleven el bagaje necesario para sobrevivir.
Veremos donde se fabricarán las cosas que deban circular por esas autopistas que se han creado, con asfalto de Apple, camiones de Amazon, márketing de Facebook, y supervisión de Google, que todo lo ve y todo lo sabe.
Pronto veremos de la mano de alguno de estos, desarrollos de la inteligencia artificial a niveles que nos van a sorprender, y que desde luego van a interferir en nuestras formas de vida.
Porque los drones, los mapas, ya más precisos que los viejos catastros, llevan asociadas tal cantidad de nuevas posibilidades que a mí me intimida, aunque estoy seguro que a los más jóvenes ilusiona.
Lo que más me preocupa es el lugar que va a quedar en este futuro en que el poder y la información están cambiando a tanta velocidad para el ser humano.
¿Seguiremos escondidos tras las pantallas de nuestros telefoninos?, ¿Quedará algo para el sentimiento humanista del pueblo?. Me temo que no, es una vuelta de tuerca más del poder que cambia de manos, que insiste en la concentración que acabará conduciendo, queramos o no a tener realmente un amo del universo.
Europa ya no cuenta en este esquema, el escenario que se nos ofrece no tiene sitio para nosotros, las invasiones del Este ya han comenzado, y no tendrán marcha atrás. Nos hemos dormido a caballo de nuestras leyes buenistas, y no hemos entendido nada de lo que está pasando, y por ende, y a pesar de que nuestra Unión Económica Europea ha hecho todo lo posible por la supervivencia de nuestras multinacionales lo que hemos conseguido es tener un empresariado anticuado y tramposo sin ningún relieve en el tablero mundial.
Veremos lo que hacen nuestros chicos, pero al menos en España, donde gastamos nuestro tiempo en discutir si galgos o podencos, si levantamos el brazo o el puño, o si nos educamos o nos adoctrinamos, deberemos hacer un esfuerzo titánico para sobrevivir en esta era Acuario queestá pergeñándose .
No me gusta lo que veo, pero seguro que en algún momento aparece ese mutante que siempre surge en nuestro país, y nos da otros cien años de memoria histórica.
Somos imbéciles, y nos gusta.
Buenas noches, y buena suerte

Piiiipa, parapiiipa, porrón, porrón, porrón

Es uno de los sonidos que se escuchan en España durante estos días de Semana Santa, de Norte a Sur y de Este a Oeste, en unos sitios el porrón es más porrón, como en la Cuenca de Raúl del Pozo, en otros más porrón porrón porrón como en las tierras del Bajo Aragón en esas de empeltre, melocotón, Buñuel y tamborradas.
En el resto la cosa anda más equilibrada, pero en todas hay una cosa común, la gente en la calle.
Acostumbro a escaparme los más de los años a la ciudad que más me apetece para ver qué es lo qué es esto y si realmente los hispanos somos una nasssióóón de nasssionness, o estamos los unos más cerca de los otros de lo que nuestros políticos trincones desearían.
Los que me conocéis tenéis a poco que os hayáis fijado una idea de mis creencias religiosas, que fuera del análisis moral y sociológico que aportan no me dicen mucho, es más no estoy por no meterme un chusco de carne en viernes santo si se tercia, a misa, aunque me la sé en latín casi con el rito tridentino en la mano, hace décadas que no se me ve, y si se me ha visto, pues no estaba.
No quiere eso decir que sea un ateazo de esos de libro, no, nada más lejos de la realidad, aunque también reconozco estar en ese tema cerca de los aparentemente trasnochados principios tomistas, pero que a mí me valen, a base de no andar trasteando más en el tema que tampoco la cosa conduce a mucho más que a un calentón de neuronas.
Este año me he acercado a la tierra de mis ancestros por lado paterno, a la áspera Zamora, la que no se tomó en una hora, (ni falta que hacía), donde la última vez que aparecí por estas fiestas se remonta la cosa a mitad de los sesenta, es decir, medio siglo atrás más o menos.
Recuerdo a mi padre que me comentaba la seriedad de las procesiones, la devoción cristiana que se respiraba en cada esquina, en cada nazareno, en cada talla que cruzaba de Santa Clara a Notarios, o de Tres Cruces al Ayuntamiento….vale papá, pero eso ni lo ví entonces, ni lo he visto ahora.
Me explico, que luego se me tacha de esotérico cuando quiero ser exotérico. Hace cincuenta años, la devoción con quince a mis espaldas se traducía en que me soltaban con mis primos, y su panda de amigos y amigas a pasar la noche en la calle entre la procesión del silencio y la de las cinco de la mañana. ¡Menuda juerga sin control paterno!. Y si, era una juerga, andabas de aquí para allá, encendías un cigarrillo, mirabas de tirar un pellizco furtivo a la rubita de coletas, y gran noche….de devoción y penitencia claro. Por cierto mucho más tarde me enteré que el control de mis movimientos fue extremo, que en Zamora estábamos controlados, y mis padres cuarentones ellos en aquellos momentos andaban también de juerga por la calle, eso sí con gran devoción.
Ese ambiente lo he visto esta noche también, y me he acercado a las conversaciones mundanas de los capirotes, que eso sí, algunos descalzos y con su cruz a cuestas se han tirado siete horas pateando las zonas de paseo vespertino cotidiano de esta pequeña población capital de provincia.
Devoción poca, cierto, pero alegría de la gente en la calle toda, y Zamora como Valladolid, como Sevilla, como Murcia o Málaga, como Madrid incluso, y sobre todo eso, toda la gente en la calle, oiga, que ni un pincho en casa Lobo se puede uno permitir tranquilo, ni un rebujito en condiciones en La Campana, ni un chocolate con churros en San Ginés, que está todo a reventar.
Decían que en esta ciudad de unos sesenta mil habitantes había unos doscientos cincuenta mil dando vueltas, y pocos a eso de rezar, ¡ya te digo!.
Este es el momento en que le voy a tirar una piedra por el ventanuco, a los nuevos políticos que quieren cargarse este festival nacional y transformarlo en unas saturnales, y que parezca la calle de la Amargura, el escenario de El Sueño de una noche de verano, versión infantil de colegio de Iowa, por lo menos.
Miren ustedes, hoy he visto poca plegaria, pero unas maravillosas tallas cruzando la ciudad y como en Sevilla he pasado un muy buen rato, he disfrutado el ambiente, y sobre todo he visto a la gente disfrutar interpretando el espectáculo que la Iglesia Católica nos ha ofrecido, haciendo suyas, posiblemente fiestas ancestrales de final de invierno, de antiguos cultos al Sol que a partir de ahora parece que va a calentar pelín más. Pero se han aceptado masivamente por la ciudadanía, y bien digo masivamente, así que les ruego a los podemitas y otros yerbajos que ni se les ocurra quitarle esto al pueblo, a mí, concretamente, porque me mosquearé mucho más de lo que ya estoy, que el sentido religioso, o lúdico ya se lo daré yo en mi intimidad, que en esa parcela, no les permito entrar ni en broma.
Y añadiré que las costumbres ancestrales no deben ser objeto del ámbito de la política, que no me van ustedes a decir como debo rascarme, y si hay subvenciones, malditas subvenciones, quítenlas, de la misma forma que deben quitérselas al titiritero obsceno, o a la fundación de su puñetero partido, que sin subvenciones tendremos mejores hospitales, mejores universidades y mejores ciudadanos, que no les quepa a ustedes la más mínima duda.
Para acabar esta entradilla, diré simplemente que de estas fiestas, muchas, muchas personas van a poder ir tirando unos meses hasta que el verano les vuelva a sacar de penurias, y los ciudadanos con nuestra asistencia masiva les estamos diciendo claramente que esto nos gusta, y que si a ustedes que son tan leídos, no les viene bien siempre se pueden ir a Londres a escuchar el Mesias anglicano él, en el Albert Hall, y dejar de marearnos.
Me voy a tomar el aperitivo, ¡qué diantres!, luego a ver si dan de comer en algún sitio, siesta modesta y cómo no, esta noche de procesión, y si llego a tiempo, veré algún Monumento que aún esté abierto al culto en cualquier iglesia románica de la vieja Zamora.
A los de la coleta y el puño cerrado solo les pido que no mareen, que dejen a la gente en libertad, que el puño cerrado para mí tiene tres significados
-Lucha violenta
-Tacañería
-Y el horror de Stalin y sus secuaces en todo el mundo aprisionando la libertad de las personas.
Buenas noches, y buena suerte

Amiguiños somos, pero la vaquiña por lo que vale

No paramos de quejarnos de nuestros políticos, y en esa tarea me pongo en primera fila, ¡cómo no!. Los tratamos de inútiles, corruptos, mediocres, instalados en estructuras hiperproteccionistas hacia sus intereses, y al final les reconocemos la más absoluta de las incapacidades para conseguir esos objetivos que ninguno de nosotros consideraría indeseable.
Cuando hablo de esos objetivos, hablo de cosas como el disfrute de una renta per cápita el doble de la que tenemos, un sistema de seguridad social que nos garantice no solo una sanidad y una educación adecuadas, si no que nos ofrezca una vivienda digna y una garantía para nuestra jubilación o eventual pérdida de nuestro puesto de trabajo. Todo eso en un entorno de seguridad jurídica y física, es decir que no te asalten demasiado por la calle, y que sepas que la ley no te la cambian a mitad del partido.
Una de las características más comunes de nuestros queridos dirigentes es su asombrosa falta de formación, y en ello incluyo desde su absoluto analfabetismo fuera de las dos mil palabras mínimas que manejan a diario en su lengua materna, hasta su ignorancia en cualquier aspecto de lo que significa la comprensión de un país, de su entorno, y lo que es peor de las necesidades que pueden tener en el presente y en el futuro. Se nos llena la boca cuando hablamos de nuestra vida en democracia, y se nos olvida demasiado a menudo el significado de la tal palabra, que nos viene de Platón y Aristóteles, “gobierno de los más”, así, que si es cierto que nos regimos por esa forma de gobierno, habrá que anotarse en el debe de los ciudadanos el parco éxito que está teniendo entre nosotros el desarrollo del rumbo de nuestros destinos, cabalgando en esta estructura.
Pero cuidado, no es la estructura la que falla….a lo mejor somos nosotros.
En nuestra España, nos hemos caracterizado siempre por el desprecio hacia la formación de las nuevas generaciones, y la última oportunidad que hemos tenido a la muerte del Dictador, la hemos desperdiciado de la forma más miserable posible, transformando en campo de batalla la educación de las nuevas generaciones, llegando la discusión hasta niveles propios de asamblea de vecinos. De vecinos interesados en su parcela, claro, sin darse cuenta que lo que importa antes es la salud del edificio.
La educación, como tantas otras cosas en manos de los políticos que gobiernan en nuestro nombre, y consecuentemente siguiendo nuestras instrucciones, ha buscado más el adoctrinamiento que la formación, siendo en esa área y según mi percepción mucho más activo el grupo rojo de la cámara, sin que el lado azul desmereciera, por supuesto.
Es el miedo del cacique cerril al hombre ilustrado.
Leyendo un trabajo de Eugenio Bregolat, en el que se da un ejemplo de que esta utopía es posible cuando analiza la obra política de Lee Kwan Yew, que consiguió que su país pasara de una renta per capita de 500$ en 1965 a los 60,000$ de hoy, partiendo de una situación en la que el país no era más que una isla de 700Km2, emplazada en un cenagal, sin materias primas, sin recursos materiales, te das cuenta de las cosas que pueden hacerse cuando se hacen bien.
El régimen de Singapur, está basado en una meritocracia, palabro que directamente apechusca a nuestros dirigentes, ya que les condenaría a engrosar las filas del más bajo de los trabajos disponibles en el país que no al paro, también hay que decirlo, que en Singapur por paro no viene nada en su diccionario.
El hecho de que nuestro presidente del gobierno tenga un salario que rechazaría un manager medio de una multinacional media, nos da una indicación de por donde andamos.
Y ese es el problema, que lo que nos ofrece a cambio, él y sus conmilitones, ni siquiera vale ese dispendio. La consecuencia es que los mejores huyen como apestados de ese entorno solo válido para personajes que sacan unas oposiciones a notario o registrador o abogado del estado…..ya sabes trabajar como un loco para sacar la oposición durante tres o cuatro años, y así no volver a trabajar en la vida. Dicho y hecho, a dormitar en el escaño tanto como se pueda.
¿Hay alguien que pueda imaginar en qué empresa se le podría dar trabajo a la Señora Barberá, por ejemplo, que no fuera en los niveles más bajos del escalafón?, o a la señora Cospedal, o al Señor Zapatero, o incluso a estos que nos llegan ahora con puños levantados, y una licenciatura en una universidad clasificada en el final de la tabla de segunda división, por no hablar de la flamante alcaldesa de la Ciudad Condal.
Tenemos inútiles, a los que pagamos como managers de empresa media, de esos que con tanto esfuerzo sacan adelante su presupuesto y a las veinte o treinta personas de su equipo. Esas son las tarifas en la economía global, y permítanme sus gracias, sé de qué hablo.
Yo quiero pagar a mi presidente del gobierno, y a sus ejecutivos, los ministros, salarios a nivel de Presidentes de multinacional, pero quiero también que tengan la formación que corresponde, y el curriculum profesional que garantice no solo su acrisolada honradez, si no su eficacia en establecer estrategias, en implementarlas y obtener los beneficios que esperamos sus accionistas, ¡Nosotros!.
Singapur y Francia de alguna forma comparten algo de esta filosofía, ya que en el primer caso, a los dirigentes se les recluta casi en la escuela secundaria, el estado les paga formación en las mejores universidades del mundo, obviamente hablo de las mejores de verdad, Harvard, Yale, Oxford…y en el segundo caso aunque no les sale tan bien, disponen de una Êcole des Haûtes Ètudes Administratives, en donde se intenta formar a los futuros dirigentes.
Esto no va en detrimento del poder del pueblo, va en detrimento del poder de los partidos, que yo puedo seguir votando a mis representantes que son mi voz en el consejo de administración nacional, y como buen consejo con el poder de eliminar de la escena al gestor que no sea rentable.
Al final lo que hemos conseguido no es siquiera una democracia, estamos en manos de unos partidos políticos que no nos representan, que representan solo sus intereses, como si fueran el tendero de la esquina, que no son capaces de buscar las oportunidades que el país necesita en la esfera internacional, en donde se deciden los grandes números, donde realmente se juega con el futuro de las naciones.
En ese contexto, y a pesar de ser la ¿potencia? número quince o veinte del planeta, no tenemos a ningún alto representante que pueda discutir realmente y a nivel ejecutivo en esos foros, que el único bien formado, con nuestro dinero, por cierto, es el Rey, y a ese no se le deja más que salir en la foto.
Sugiero la lectura del artículo mencionado del Señor Bregolat, Lee Kwann Yew: Asia y la democracia guiada, en el número 170 de la mencionada publicación y que posiblemente pueda hacerse en www.politicaexterior.com
A mí me queda poco que añadir, que el estado que nos hemos dado los españoles, basado en la ineducación, en la falta de la valoración adecuada de la meritocracia, y en el ascenso de los mediocres a las más altas magistraturas del estado, nos está conduciendo a la ruina, si no lo ha hecho ya, al endeudarnos por generaciones y a ceder el poder que debería ostentar nuestra ciudadanía al pago de los dislates de estos últimos cuarenta años de ¿democracia?. (Repito, gobierno de los más), y no me parece que los más, es decir nosotros, estén gobernando.
Y consideremos que la corrupción, viene del mediocre que se considera mal pagado, que no ha tenido la educación adecuada en el esfuerzo. El bien formado, simplemente desarrollando las armas de la sabiduría sabe como hacer crecer la riqueza de todos…y la suya por añadidura, claro.
Me voy a ver las procesiones de Zamora.
Buenas noches y buena suerte

La guerra que vivimos

Vaya comienzo de Easter Holidays que dicen los anglosajones, y Semana Santa por estos pagos.
Es como si todas las fuerzas negativas que por algún sitio andan paseando, se hubieran puesto de acuerdo para estropearnos un poco más la vida, para recordarnos que como alguien decía no somos nada, y en pelotas menos.
El domingo nos despertamos con el accidente de las chicas de Erasmus, que venían de disfrutar las Fallas. Mal empezamos.
Luego se cae un avión en Rusia con turistas que venían de ponerse morenos. Mal seguimos.
Como todos los años, las huelgas, que las personas que han trabajado y necesitan un descanso, pues nada, se les joroba el asunto, y así a ver si salgo en la tele y me suben otros veinte euros al mes la nómina.
Los gabachos insistiendo en que por encima de su país no se vuela, que los controladores andan empobrecidos, y solo faltaría que pudieras volver a casa o irte a cualquier sitio a tomar unas fotos con tu móvil.
La R.E.N.F.E. se apunta al carro, y avisa que ni el AVE, ni el P.O.L.L.O iban a funcionar, que no se si eran los maquinistas o los fogoneros los que andan reivindicando no sé qué, con toda la razón seguro. Luego se han arrepentido al parecer, pero solo con el aviso ya jorobaron a más de uno.
Hoy el desayuno ha sido belga, bombas, muertos dolor.
Y claro, en todos estos casos, sin excepción, los que han pagado el pato han sido los ciudadanos de a pié, como lo están pagando todos esos refugiados de la barbarie de la guerra y el dinero que ya no saben si es mejor el bombardeo de sus casas, el desprecio de las autoridades europeas, las porras de los policías de fronteras, los campos turcos, o esas mafias que nadie es capaz de parar en todo este marasmo.
Hoy salen los políticos con la boca llena de libertad, con la boca llena de condolencias y sobre todo con las manos vacías de soluciones eficaces que realmente hagan que la primera obligación de nuestros gobernantes es protegernos, cosa que no consiguen, y hacernos la vida lo más fácil posible, que tampoco.
Eso es lo que hemos perdido que al menos al siervo de la gleba le espantaba al moro el señor feudal. ¡Ya nada es lo que era!.
Otros dirigentes están encantados de ver esto como una oportunidad de acercar el ascua a su sardina, a ver si le hacen caso con aquel precioso proyecto que le venía fatal a la derechona, a la izquierda, o al nacionalista enquistado.
Pero el ciudadano no importa, es el manejo del presupuesto lo que realmente les pone, o el negocio internacional, o el márketing religioso, y así ves desde Putin a Rajoy poniendo cara compungida y marcando días de luto y media asta….eso hasta la próxima.
Y sí, hay que llorar hoy por Bruselas, por Mali, por Siria, por los kurdos, por los que sufren, por todos nosotros al final.
Pero los del ISIS nos venden petróleo baratito, que nos viene muy bien, que al final esa organización es un invento del Imperio Americano, pero el gobierno sirio deja al ruso un puerto mediterráneo para sus barquitos de guerra y está encantado, aunque le derriben un avión de pasajeros.
A todo esto, los europeos con nuestra cara de burócratas asustados, con esa señora de relaciones internacionales que dice llevar los asuntos exteriores europeos lloriqueando en el hombro del jordano, de pura impotencia, sabiendo, como nadie, que los quinientos millones de europeos estamos indefensos, que no somos nada en la esfera internacional.
Porque al final nuestra querida Europa no es más que un grupo de puñeteros burócratas defendiendo los intereses de cuatro multinacionales malencaradas, y por sus intereses, que se ciñen a la cotización de la Wolkswagen o el Deustche bank, o el Barclays, o lo que es peor a tapar sus infinitas trampas y latrocinios, con nuestro dinero, claro.
Y ahora que la cosa se les va de las manos, aparentemente, la representante europea lloriquea, el ministro de turno, belga, español, francés, italiano, alemán, y hasta inglés sale con su cara compungida, bien ensayada, y nos habla de no sé qué resistencia al terrorismo, y no sé qué democracia en libertad bla, bla.
Y lloraremos los muertos de Madrid, de Londres, de Paris, de Estambul o Ankara, de Bruselas, y mañana de Berlín o Estocolmo, o Viena, o Roma, que nuestros señores feudales no saben defendernos, o no quieren, que unos venden armas, otros obtienen rentas políticas, otros sienten que eliminan a algún competidor, y al fin y al cabo, son unos pocos centenares de víctimas colaterales, que al señor ministro estas cosas no le tocan, que a ellos no los mata la bomba del terrorista…..o del soldado desde su punto de vista, claro.
Veremos como acaba esta Semana Santa estas Easter Holidays, que con tanta sangre han empezado, que han sido como una continuación de las acciones económicas tomadas por los banqueros centrales que no saben qué hacer para que sus jefes ganen unas perras más….y a los siervos de la gleba, a nosotros, pues se siente.
Hoy el dinero que hemos dado al ISIS se ha utilizado por su ejército para matar a ciudadanos europeos, y nuestro dinero, ese que sale de nuestros impuestos se está usando hoy para bombardear Aleppo, Damasco, o para perseguir kurdos, yemeníes, o libios desmadrados.
Muchas veces pienso que la próxima barbaridad ya está diseñada, y posiblemente vuelva a costar otras decenas de vidas, de hijos del Islam o de hijos de Cristo, que la filiación es lo de menos, que la sangre de unos y otros es del mismo color, y el dolor de las pérdidas es igual en ese oriente y en este occidente.
Esa es la guerra, la guerra en la que estamos, la guerra que solamente beneficia a quienes la alimentan con la excusa de la religión, del nacionalismo de turno, del honor patrio mancillado por cualquier bobada, excusa de señor de la guerra, y los demás sufriremos las consecuencias, pagando de forma más o menos cruenta con nuestras vidas, con nuestros sueños, y con nuestras haciendas.
Así que esperaremos al final de la semana para ver de dónde nos viene el próximo rayo de Zeus.
Buenas noches, y buena suerte

Una respuesta

    L“ ¿Crees, de verdad, que en el mundo actual merece la pena ser buena persona y buscar conocimiento?.

    Estamos rodeados de basura y vagos”

    Tras un amable comentario sobre una publicación que dediqué a mi nieto, recibo a continuación este texto, que encabeza el artículo, y al que me he comprometido contestar.
    El texto procede de una persona a la que conozco desde hace muchos años y a la que he prometido respuesta por esta vía.
    Lo fácil sería decir ¡Síiiiiii!, y sanseacabó, pero eso esta persona no me lo perdonaría, así que voy a decirle por qué mi si es tan rotundo, aunque, claro, es solo mi punto de vista, y como siempre sin ánimo alguno de intentar convencer a nadie, que estoy muy mayor para esas cosas, vamos ¡que soy un vago!, y empezando por el final, lo último que se me ocurriría es tirar piedras a mi tejado, aunque como es bien notorio, no poseo tejados, ni se me espera por esa zona del mundo.
    Claro, que el ser vago, me beneficia o perjudica solo a mí, de la misma forma que el ser diligente tendría un efecto similar, pero solo en mí, que a nadie pido que me siga en nada, al menos en esta temporada, y la próxima ya veremos, ¡no me hagan sus gracias pensar, que me canso!.
    Entre los vagos más famosos de la historia, hay gente a la que no me importaría parecerme, que eso de ser un Diogenes me encantaría, claro que con alguna comodidad más, no demasiadas, cierto, para poder decirle a Alejandro no solo que me quitaba el sol, sino que con tanta cháchara, se me iba a calentar mi Dry Martini de las 12.45 P.M., y si no desengraso bien a la hora del aperitivo luego se me avinagra el borgoña y no es plan.
    Claro, que ya me he preocupado a la hora de mis vagancias, asegurarme que me las puedo permitir, que cuando no era así no me perdía un “Nessun dorma” a las siete de la mañana ni harto de vino, siendo tal actitud necesaria, no vocacional, ¡que diablos!.
    En cuanto a lo de la basura, ¡qué razón llevas!, pero ya se lo he dicho a mi Carmena, y no hay forma, tanto es así que en uno de esos mitines cuando dejó de abrazarla un efebo chuecano multicolor él, me dijo en un aparte:
    -Mira hijo, es que los miembros y las miembras de mi consistorio, me han dicho que como les barra la ciudad y eche lejía a los carabancheles, les va a parecer que la ciudad no huele a corrala okupa, se me van a deprimir, y no van a votarme ni la operación Chamartín, ni lo del chino. ¡Un sin vivir!. Así que lo de la basura lo dejaré así, que lo demás son opciones.
    Lo de ser buena persona, no sé muy bien lo qué es, ya que nunca he conocido a nadie que no se autocalifique de esa forma, aunque sus hechos nos puedan parecer, como diría un auditor, no adecuados. Todo el mundo que he conocido cree que tiene muy fundadas y nobles razones para actuar de la forma que lo haga.
    Cierto que a mí puede parecerme la cosa horrenda, deleznable, tremenda, no ajustada a derecho, antinatural…..en fin todas esas cosas, pero el tal cristiano si les das el espacio necesario para explicarlo andará cerca de la beatificación, que si los malotes se reconocieran a ellos mismos a la primera, nos cargábamos a la abogacía y la judicatura de un plumazo… y tampoco es eso.
    Hay algunos, que sí, que reconocen que son malotes, pero acaban en el frenopático de la esquina, que eso de las psicopatías son cosas muy malas y de muy mala cura, de forma que ser buena persona es fácil, basta ser como uno es, y si los demás te llaman perro judío, y te echan de la manada, pues a caminar en solitario o cambiar de manada. Que el bien y el mal en principio son pasajeros, y los humanos podemos ser a la vez las dos cosas, o una temporada una y la siguiente otra, que el carácter de alguien con quien te cruzas, siempre temporalmente, lo mismo depende de su hormona de lunes, del palacio o la chabola en qué nació y de tantas cosas, que prefiero pensar en que todos los seres humanos tenemos nuestra rectitud aunque sea demasiadas veces incomprensible, y yo no soy quien para decir de nadie que es buena o mala persona, y si el comportamiento de alguien no se adecúa a mis expectativas procuro antes de decidir que es buena o mala, poner tierra de por medio, que el que pierde un gran hombre o una gran mujer, no sabe lo que gana.
    Y queda la última, la del conocimiento, ¡ay! el conocimiento.
    En la vida, cualquier bien que alcances, es temporal y finito. Empezaré el listado por lo fácil, por los bienes materiales, que en general, siempre en general hoy están contigo, mañana no, pasado ya veremos.
    Las personas a las que la hormona loca te acerque, les ocurrirá lo mismo, hoy estarán, mañana ya veremos, hoy son maravillosas y mañana…mañana.
    Sin embargo, el conocimiento estará siempre contigo, podrás hacerlo crecer tanto como quieras, no hay límite externo, el límite es interior en función directa del esfuerzo y el empeño que pongas en la consecución.
    No te abandonará nunca, solo si pierdes tu cabeza por una de esas malditas enfermedades, pero entonces ya no eres tú, eres otra cosa.
    El conocimiento, entendido como el bagaje que hace que tiendas a la sabiduría te permitirá conocer tu entorno, que al final es donde tu vida se ha de realizar, te permitirá ver las cosas con muchos más ojos, y te darás cuenta lo necesaria que es la basura si quieres disfrutar de la limpieza, que necesarias son las tinieblas si quieres ver la luz, que necesario es saber que el camino que tienes delante de ti está lleno de retos a los que hay que hacer frente en cada momento, y solo el conocimiento, el bagaje que acarreas para tu camino es el que te permitirá disfrutar cada segundo de tu vida.
    Es fácil decir que el conocimiento puede llevarte a la desesperación ya que te abre los ojos a todo aquello que puede parecerte execrable siempre desde la relatividad de tu punto de vista, pero si miras bien, si miras con los ojos de la sabiduría, verás que junto a lo que te parece execrable, hay algo divino que compensa la supuesta maldad, ¡ya lo sé!, queda muy Zen, pero he hecho ese esfuerzo, y no sabes bien las alegrías que me he llevado.
    Así, que al final pienso que no existe el mal, que es la parte que en un momento determinado ataca nuestra zona de confort, y nuestra vaguería piensa que es mejor lloriquear que buscar lo positivo del acontecimiento.
    Eso lo aprendí de Tagore, siendo un adolescente, “Si de noche lloras porque no ves el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.
    Así que aconsejaré a quien me lo pregunte, que no deje de ampliar sus conocimientos en ningún momento de su vida, que si encuentra un buen maestro que le indique como alcanzarlo, que siga su consejo, y que como digo nada más empezar este cuaderno de bitácora, “Sapientia sola liberta est”. Y yo quiero llegar a ser, aunque sea el último segundo de mi vida un hombre libre.
    Buenas noches y buena suerte

La defensa económica de Europa

Nos las están dando todas en el mismo carrillo, y además, al parecer, nos gusta.
Esta mañana, en la radio que acompaña mi lento desperezar, apareció un digno ejecutivo al que le estaban pisando el callo, y claramente le dolía.
Estaba el muchacho literalmente aullando en su quejido de que los chinos, ¡ay! los chinos estaban destrozando los precios del acero en los mercados mundiales, y eso iba a llevar a una nueva reestructuración de la producción en Europa, empezando por España, claro.

Hablaba este buen hombre, de que los chinos diseñaron su capacidad productiva en base a crecimientos de dos dígitos a los que se habían acostumbrado hace década y media, pero ahora con ese magro seis y medio por ciento, no saben qué hacer con sus excedentes fabriles, y encima les ha dado por virar hacia una economía de servicios. Un sinvivir vamos, con lo bien que estaban produciendo arroz para consumo propio.
.
En el contexto de una estructura productiva prácticamente en manos del estado, sin accionistas que se cabreen y echen al patroncito, eso de los beneficios les importa literalmente una higa, además no tienen que presentar cada trimestre un presupuesto de lo que va a pasar la próxima semana delante de los inversores, y mejor que acierten cuando hablen de un crecimiento jugoso, que si no el precio de la acción se va hacia los infiernos arrastrando el “bonus” del jefecito a simas insondables.

Tienen a parte de su población haciendo acero, y mejor que estén en ese tipo de esclavitud, que en el campo recogiendo boñigas de bueyes. Esa, aparentemente es una de sus rentabilidades.
La siguiente, de la que el mundo occidental debería aprender, es que los beneficios de un acto, no deben esperarse para el próximo trimestre, (quizás algunas sí, pero no la mayoría), que debe mirarse en el largo, muy largo plazo.

Esta bajada de precios que tanto le dolía al personaje entrevistado, puede, si no adoptamos contramedidas, acabar con la industria del acero europea en menos de un año…momento en que los precios chinos subirán de nuevo, al haber destruido la competencia.
El Imperio americano, decidió en cuestión de días, implantar un arancel del 260% al acero chino, sin despeinarse, y reclamaciones al maestro armero, que el corto plazo tiene estas cosas.
Nuestra virginal Europa, por otra parte, decide, tras meses de discusiones arduas implantar un arancel del 14%, y los chinos tirados por el suelo de la risa, seguro, y claro, nuestra industria del acero directa al “gargaritorio”.

Lo que nuestro amigo no dijo, es lo que opinaban otros sectores que se benefician de esta situación de precios artificialmente(o no), bajos, “dumping” le llaman los que saben.
Los fabricantes de coches, o los de electrodomésticos, sin ir más lejos están encantados con esos precios bajos, comprando además futuros sobre producciones no realizadas, y ¡venga!, a hacer lavadoras, coches, y sobre todo salvar el bonus del presidente de la compañía correspondiente.

Así que mala suerte al sector del acero, al bonus de los presidentes, a los sueldos de los trabajadores, y a la aportación que hacen a la economía local. Como mala suerte a los que se dedican a extraer petróleo, a refinarlo, a venderlo, que esta vez los árabes se han puesto en plan de que el “market share” es lo que importa, y lo de los esquistos, o los iraníes, no van a romperles su precioso monopolio. Que volver a cruzar el desierto a lomos de camellos o pasear por el mismo sitio a cuatro cabras montaraces, no viene en su libro.

Salvado el cuello a Munich y Stuttgart, seguirán los BMW y los Mercedes inflando las cuentas de los correspondientes patroncitos, y, mientras Detroit se torna un desierto en plan Mar Max y la General Electric a ver si vende sus mercados de lavaplatos y “frigiteurs” a los suecos de Electrolux.

A todo esto, nadie habla de lo que debería ser realmente importante, y es de nosotros, los ciudadanos de a pié, como esos americanos que hoy tienen un nivel de vida inferior al que tenían hace cuarenta años, o de los españolitos que estarían encantados hoy de ser mileuristas.
Al final es todo un equilibrio inestable, ya que si los chinos no nos mandan acero, o los coreanos barcos, o los árabes petróleo, tampoco vendrán a comprar caros caprichos al Paseo de Gracia o a Zona Nacional, y la pregunta al final es si preferimos trabajar en la acería, recogiendo boñigas de buey en el Gobi, paseando cabras por el desierto de Arabia, o vendiendo joyas y paellas.

Yo no lo sé, pero lo que parece poco discutible, es que en el mundo de hoy, en esa aldea global que nos hemos inventado, nada es eterno, y las oportunidades hay que descubrirlas día a día.
El mundo no se puede dividir en espacios estancos, y si el acero ha de ser chino o indio, (que nadie desespere), los coches alemanes, el turismo español, las finanzas inglesas, y el poder norteamericano, que nadie se escandalice, tampoco será por mucho tiempo.

Creo, por tanto, que la defensa económica de Europa, no deja de ser parte de un juego entre aquellos que manejan los grandes flujos económicos. A nosotros los ciudadanos con que paguemos los diezmos exigidos, aunque sean cuatro veces diezmos, se nos considera casi como que hemos pagado el peaje por usar una tierra que no es nuestra.
Sin querer ser americano, tampoco quiero ser japonés, chino o brasileño, europeo tampoco, no hay preferencias, que nadie lo confunda, al final lo que no es buen negocio es caer en la clase equivocada, y la mía no es la de amo del universo, y por ello debemos desarrollar nuestra vida dentro de esa esclavitud envuelta en el falso papel de libertad con el que cada mañana desayunamos los que tenemos la suerte de hacerlo, mirar el sobre de fin de mes con el salario que corresponda, y a dar gracias al diablo de que nuestro sector no va a sufrir más.

Y nuestro sector, el de los de a pié es solo el factor humano, el del departamento ese de R.R.H.H., y a ese ya le han hecho el “dumping” correspondiente en nuestra sociedad occidental. ¡Mala suerte!, somos como el acero.

Curiosamente, el ser humano ha cedido a pequeñas élites el poder que le corresponde, desde que el mundo es mundo, y así nos vemos en la tesitura de pagar un innecesario peaje por vivir sin la libertad que el ignorar los ofrecimientos de los poderosos nos daría. Pero somos gregarios, miembros de la manada, y no nos sale nada bien andar sin un líder ya sea guerrero, religioso, político, económico o deportivo si nos ponemos consumistas.
Es nuestra elección, no hay más, y veremos pasar los recursos y las riquezas por encima de nuestras cabezas, veremos los movimientos económicos atentar contra los individuos, que por cierto son un elemento inflacionista, ya que cada vez somos más habitantes en el planeta, y consecuentemente nuestro precio baja. Pura ley de oferta y demanda.
Así que la defensa económica de Europa que tanto se cacarea, no es más que otro de los bulos que hacen que nos sintamos gobernados, y bien dirigidos hacia nuestras zonas de confort.
Ustedes sabrán
Buenas noches y buena suerte

Querido nieto, hoy va de caminos.

Hoy quiero hablarte de héroes, de mitos, y de cómo te los vas a ir encontrando en los próximos años de tu vida.
Ya sabes que cuando cruzaste la frontera de los ocho años, un nuevo mundo se te ofreció, un mundo lleno no solo de maravillas, que irás disfrutando una a una y por su orden, sino de pruebas, retos, dificultades, que deberás superar.

Encontrarás, a buen seguro, armas para poder enfrentar las pruebas que el camino irá poniendo delante de ti, algunas ya las estás resolviendo, y te lo matizo para que sepas de qué estoy hablando. Por ejemplo, eres capaz de leer este texto, y no ha sido fácil, has tenido primero que aprender a dibujar las letras, luego tuviste que unir esos dibujos de forma que formaran palabras que daban sentido a las ideas que tú querías transmitir. Y eso costó años de esfuerzo.

Pero aquí estás, con una cierta curiosidad, intentando entender lo que quiero contarte hoy, y de lo que te voy a hablar es de un camino, el camino que todos los que hemos sido niños hemos tenido que recorrer, y que es único para cada uno de nosotros.

Cada vez con más frecuencia vas entendiendo más y más los cuentos, las historias, las películas que puedes ver en el cine, en la tele, y a lo mejor te estás quedando solamente con las historietas, con los puñetazos que se dan, o quizás hasta los tiros que se pegan hasta que le cogen la mano a la chica, o le dan el beso mágico, en fin esas cosas que ves en todos los medios que ahora te envían mensajes, aparentemente para que pases un buen rato.

Pero no es solo eso, hay más, mucho más, y si te dedicas a leer con más detenimiento muchos de los cuentos que tienes dispersos por tu cuarto, verás que casi siempre te hablan de una persona, que luego califican de héroe, y que a través de un proceso de formación muy duro, en forma muchas veces de viaje, acaba accediendo a niveles de sabiduría o conocimiento que compensan ese largo camino.

Claro, no todos los que empiezan ese camino para ser mejores, para alcanzar niveles de conocimiento superiores, lo consiguen, y la razón de su fracaso es muy parecida.
Como te digo, la razón del fracaso está en las desviaciones que el camino te ofrece, como, digamos, atajos cómodos que parece van a limitar el peso del aprendizaje, pero no es así, es una forma de eliminar a los mejores, o a los que parecían mejores.

Algunos ejemplos de esto los conoces muy bien, sin ir más lejos, en la famosa serie de la guerra de las galaxias, ves que Anekkin Skywalker, el personaje con más potencial para alcanzar el conocimiento Jedi, se desvía por la ambición de poder que espera se le conceda cuando aún no lo ha ganado. Y a eso le llaman el “lado oscuro”, que al final le cuesta perder a su familia, y ser esclavo de las fuerzas ocultas del mal. Tremendo ¿verdad?.

Su hijo Luck, sigue el camino del sacrificio, del aprendizaje duro con Yoda, y alcanza el conocimiento con el respeto de quienes le rodean. Pero paga también un precio alto, ya que aparte de las heridas físicas acaba enfrentándose a su padre.
Dentro de muy poco empezarás a ver, a leer historias de otros héroes, o de otros mitos donde se habla de héroes que alcanzaron una meta, normalmente de conocimiento espiritual que les acerca a la perfección como seres humanos.

Te llegará el viaje de Ulises por el mar Mediterráneo, lleno de aventuras, lleno de retos que debe superar, porque si no lo hace su camino se acaba y su nivel de perfección quedará truncado en ese momento.
También puede que te hablen de Jasón que cruzó el Mediterráneo para encontrar el vellocino de oro, o hasta de seres que crearon con su pensamiento corrientes morales perdurables, como Buda o Jesús por ejemplo. Todos tuvieron un viaje duro hacia el conocimiento.

Te contarán la maravillosa aventura del Caballero Galahad, que como Luck, supera a su padre Sir Lancelot en el camino del conocimiento y es quién consigue alcanzar la copa sagrada, el Grial, entendido como el cúlmen de una vida de pureza y sacrificio.

La historia te la contarán muchas veces, y de hecho ya te la han contado, con diferentes personajes, con diferentes decorados. Seguro que te suena la historia del príncipe encantador, que es capaz de cruzar el bosque maldito, pelear con el dragón, y al final salvar a la princesa que está en la torre prisionera de la bruja, del rey malvado, de su madrastra…lo mismo me da.
El mensaje es que hay un camino de dificultad, de aprendizaje, de esfuerzo que tiene su premio en algo, que sin todo ese sacrificio es directamente inalcanzable.

Cuando vuelvas a ver una película, o leas un libro de aventuras, busca estas referencias que seguramente estarán disponibles a poco que revises lo que estás viendo, una vez hayas quitado los bofetones, las carreras, y todo lo que se usa para envolver el mensaje, que hasta para eso hay que abrir el paquete, si quieres el juguete listo para usarse.
Recordarás también aquel personaje de La Flauta Mágica, Tamino, que debe tras múltiples esfuerzos liberar a una princesa, y debe superar en su viaje hacia ese objetivo, los obstáculos de la oscuridad. Tiene como todos los héroes, un arma mágica, que aquí es una flauta, en otras historias una espada, o simplemente la astucia en el caso de Ulises, junto con el apoyo de la diosa Atenea.

Ese arma, la tienes tú también, no lo olvides nunca, y se llama deseo de conocimiento, deseo de superación, deseo de ser mejor día a día. Y quien maneja ese arma, no es otra cosa que la fuerza que te irá dando poco a poco tu juventud.
Pero no todos son caballeros andantes, o héroes de armaduras brillantes, no, no es esa la idea. Te encontrarás otros ejemplos de viajes en busca del conocimiento, como el de Don Quijote, que ya era un hombre mayor, cuando empieza su recorrido hacia la cordura esta vez. Y el símbolo que yo veo, es el que de alguna forma aparece hasta en las religiones. Deja todo lo que tienes, lo que eres, y sígueme. Es el grito que escucha el bueno de Alonso Quijano, rodeado en su hacienda de su “tele” en forma de libros de aventuras, y de su comida asegurada todos los días. Deja todo eso, emprende el camino sacrificado de ayudar a los demás, y de aprender qué es el mundo y cómo se comporta.
Así tendrás la mayor lección que te llevará al final del camino donde te espera la cordura, que no es más que el logro de la sabiduría.

Otra cosa que verás que se repite en estas historias, es que el caballero no viaja solo. Tiene a su alrededor amigos dispuestos a todo, que le recuerdan cuál es su objetivo, y lo hacen de muchas formas, que normalmente nos las recubren con el papel de regalo de lo cotidiano, de las cosas básicas de la vida, que hay que comer de vez en cuando, que hay que dormir, que no todo son sueños y que dos y dos la mayoría de las veces suman cuatro.
Ese amigo, son las enseñanzas que te están dando en casa, en tu colegio, en los juegos de cada día con tus amigos, nunca desprecies todos esos regalos que te ayudarán si escoges el camino del conocimiento.

Buenas noches, y buena suerte

Le Roi s’amuse, o ¡Viva V.E.R.D.I.!

Me viene esta cosa por un suelto de esos que te llegan a la tableta con la firma del señor “ventanas” que la habrá pillado de sabe Dios dónde, pero que tampoco me importa un carajo, ¡qué diantres!
Al parecer en su momento, andaba nuestro Don Felipe, cruzándose mensajes con el tal Sr. López Madrid, ese que anda defendiéndose del presunto mal uso de esas tarjetitas negras de Caja Madrit (nos roba), y le animaba a pasar el mal trance, que ya se sabe cómo son los españoles, que ya no respetan a la oligarquía, ni política ni financiera, que es una pena, que ni en el chalet de Somosaguas le dejan a uno tranquilo.
La verdad es que me importa, como ya he dicho, un carajo, que Austrias, Borbones, Visigodos y Reyes cristianos, han tenido validos, amigos que han salido ranas, que el poder es muy malo, que a los amigos y a los validos, hay que apoyar, al menos en primera instancia, luego ya veremos, que Duques de Lerma los ha habido siempre, que han tenido que ponerse morados para evitar al verdugo…(para no morir ahorcado, el mayor ladrón de España, se viste de colorado), que todo Duque de Lerma, tiene su Gaspar de Guzmán y Pimentel.
Así que, y volviendo al titulillo que identifica esta entrada, me vienen los problemas que el bueno, (o no tanto) de Giuseppe tuvo que enfrentar, que cada vez que se le ocurría escribir una ópera, se le cruzaba un rey por en medio, y es que el muchacho no se estaba quieto. Ya se sabe como son los titiriteros.
Una cosa es que Victor Hugo se metiera con Francisco I en su obra de teatro, y otra es que un italiano intentase mostrar un rey francés libertino, para llenar Le Teatre Lyrique y hacer una pasta. Con todo y ello necesitó 12 años para que disfrutaran en Paris las aventuras del Duque de Mantua, en que dió el rey francés.
Y ese Duque de Mantua, como Francisco I y como cualquier Juan Carlos, Felipe, o Alfonso, tenía sus amigos, ¡faltaría más!. Claro que el Duque pasaba por encima de los líos que montaban sus amigos a costa del pueblo encarnado en el bufón Triboulet, o Rigoletto, que lo mismo me da. Y no importa la tropelía que organicen, la primera reacción debe ser por parte del Rey defender al amigo, y de paso las tarjetas black.
Pero es que así se divierten los reyes, aunque luego el asesino se equivoque y en vez del Duque palme el pueblo encarnado en la virginal Gilda, que como nosotros no se entera de nada, pero paga la factura.
Este V.E.R.D.I. es que no paraba, y pretende que las casas reales le pasaran que llevara a los escenarios la muerte de uno de esos infinitos Gustavos.
Pues no, ni en broma, así que tiene que llevarse a los Estados Unidos el baile de máscaras que le cuesta la vida al tal Gustavo, que los asesinatos, si son de reyes, caen muy mal en la Italia invadida por los austríacos, y si encima tres italianos, en medio de los ensayos intentan apiolar a Napoleón III, pues nada, a Boston y a cambiar personajes.
Las óperas, como tantas cosas dependían, y aún hoy, en una buena proporción, de los teatros reales, y claro, algunas cosas no les parecen bien a las casas reales.
Y V.E.R.D.I. dando la lata, la siguiente, se inventa ese himno de Italia que te encasqueta en el tercer acto del Nabucco, ese “Va pensiero”, que cuando se necesita, porque se les pudre el país en manos de Berlusconi, hasta el bueno de Ricardo Mutti , pone al pueblo de Roma a cantarlo a capella. Creo que les gusta más que el Mameli, pero ellos sabrán.
En España, todo lo que nos sale es el bueno de Plácido cantando el himno del Real Madrid, a mayor honra del palco del Bernabéu, porque el estadio no entendería un “va pensiero” local. Y nuestro Roi, s’amuse, que dice ser “Indio”.
Claro que aquí, no nos tienen invadidos los austríacos, no tenemos la esperanza puesta en un salva patrias como creyeron los italianos que sería Vittorio Emanuele, aunque les saliera rana y todo lo que quedase fuera una inmensa tarta de nata al pie del Foro Romano, y eso si, una Italia más o menos unida, como un gran Piamonte, con el Sur y el Trentino cabreados cada uno a su estilo.
Aquí, mientras el rey se divierte,
-No te preocupes por lo de la tarjeta que hay muy mala gente, y quedamos a comer mañana
Nosotros, las pobres Gildas, aguantamos que nos digan que somos volubles como la tal donna que canta el de Mantua, que canta el poder, que hoy votamos barbas y mañana votamos coletas, con lo que no hay quien gobierne este gallinero.
Y nuestro Piamonte, que tiene su sosias en la Castilla y en el Aragón de meseta y valle tiene cabreados a vascones y habitantes de la Marca, hoy conocidos como catalanes, y no hay un Garibaldi que nos meta a todos en cintura. Mala suerte.
Y mientras el tal López Madrid, le dice al “roi”, que está en San Francisco, que si hay que comer en Madrit (nos roba) se coge uno el Falcon, y se planta uno en DIVERXO, a tomar una zarzuela si se requiere, que el Muñoz ni tiene coleta, ni barbas usa, que con la cresta ya hace Corte.
-Que no hombre, que no, disfruta de la alegría californiana, hazte unos hoyitos en el Presidio, mirando a la puerta dorada, que en el presidio de aquí la puerta es de hierro. Y Le roi s’amuse.
Y tengo que acordarme por fuerza de esas veces que en el Liceo, (nótese que no es Teatro Real), después de unos de esos desastres que nos regalaban el Bieto y el Mortier, alguien de los entendidos del quinto piso gritaba ese famoso ¡Viva Verdi!, para reivindicar la ópera clásica, y los coros de gitanos, como creía que hacían los coetáneos del gran autor.
Incultos, que habrían hecho sonrojar al mismo Cavour, ¡era un grito político! Era un viva a Vittorio Emanuele Re D’Italia, V.E.R.D.I., lo más revolucionario que podía darse, gritos, que ni a doña Carmena, ni a Doña Ada le salen porque se han dejado la revolución en la croqueta del aperitivo, con vinazo local, al Esadito no le viene nada por revolución, el barbas ya tiene bastante con lo de sus corruptos cortesanos que se mezclan con los amigos del roi, el de la coleta amenazando con Siberia a sus conmilitones descontentos, y Perico esperando las calendas de mayo, que los augures tras mirar el vuelo de las aves y las tripas del guarrillo, le garantizan un cesarato deificable.
Viva V.E.R.D.I.
Buenas noches, y buena suerte.
.