BUENAS TARDES MUNDO

montgat-anys-60           Esto es lo que debió pasar por mi cabeza a eso de las tres de la tarde de aquel día a mediados de diciembre de 1950, cuando el Mediterráneo me dio las buenas tardes (supongo), mientras berreaba, desde el ventano de la estación de Monsolís.

Así que repetiré el grito de hace tantos años en escala humana y tan pocos en escala cósmica, y dejaré mi declaración de intenciones para esta bitácora, que en este formato, impensable en aquellos tiempos, arranca hoy.

Como ser agradecido es de bien nacidos, debo agradecer a la Dra. Revillo, (Pepa a partir de ahora) el que me haya lanzado por esta derrota, ya que un día en eso del Caralibro, que frecuentamos, me dio por decir algo así como debo abrir un blog (palabro horrendo que no volveré a utilizar, queda pues bitácora, que es más chulo, y lo pronuncio mejor), y me contestó….pues lo seguiré, así que va por tí Pepa este arranque, ya que es estupendo saber que antes de empezar tiene uno una seguidora, a la que además, admiro por muchas razones.

Una bitácora es un testigo de viaje, y para mi la vida es un viaje, un viaje en el que cabe casi de todo, aquello que te instruye, lo que te preocupa, los amigos, lo que piensas, lo que crees, aciertos, errores, sueños, la familia….tantas cosas.

En la bitácora hay que reseñar las tempestades que te pueden llevar al fondo, y las calmachichas, que te impiden avanzar, las nuevas derrotas, los puertos, los olvidos y lo que cumpla.

Por lo tanto escribiré sobre aquello que me estimule, sobre un libro, una noticia, un político, o el Sr. Arzobispo de la diócesis si se tercia, pero eso sí, con la menor acritud posible, y si se tercia, con ninguna, que siempre el sentido del humor, y la ironía producen mejores efectos.

También es importante saber que esto no tiene ningún ánimo de lucro, ni afán de popularidad, más bien tiene un objetivo de desahogo, y de compartir puntos de vista con mis amigos, que obviamente tienen la puerta abierta a esta, su casa.

Siempre me he definido como feo, agnóstico y sentimental, una suerte de Bradomín descafeinado, diría yo, y desde esa plataforma veo el mundo, la vida, y los aconteceres, la mayoría de los cuales no entiendo, ( y eso que a veces me sorprendo esforzándome ), pero en mi soberbia de ignorante, a veces me vuelve loco comentarlo y sentirme como un Cronkite cualquiera.

Para que la cosa no quede solo con el rollo de inicio, os contaré un cuento que oí por la radio.

En un país maravilloso, el sultán quiso dar una fiesta a un grupo muy seleccionado de sus vasallos, a lo mejor y más granado de su reino.

Para ello, entre otros muchos fastos, decidió regalarles con un postre delicioso que, como nadie, hacía el jefe de sus cocinas.

Mandaron pues a una de las sirvientas a comprar la leche, cosa que hizo con diligencia, y para llevarla a palacio, la colocó sobre su cabeza emprendiendo el camino de regreso.

En ese momento, un halcón vio en el suelo una serpiente, y se lanzó a cazarla, ya que era la hora de comer. La agarró por el cuello con todas sus fuerzas emprendiendo el vuelo, y mientras la serpiente moría, soltó todo el veneno que almacenaba.

Desgraciadamente, el veneno cayó en el cántaro de leche que iba abierto, sin que la mucama se apercibiese del hecho. Entregó su carga en las cocinas, se hicieron los dulces, se sirvieron, se comieron, y hete aquí que consecuentemente más de veinte de los invitados pasaron al otro lado.

Se trató, claro de buscar el culpable, y se reunieron los leguleyos del reino, y unos señalaban al sultán, ya que el desastre se había producido en palacio. Otros, claro, echaron la culpa a la doncella, por llevar abierto el cántaro, o al jefe de cocina, por no darse cuenta de que estaba echando veneno en el postre.

No faltó quien mirara al halcón, que al fin y al cabo no hacía más que seguir a la Naturaleza y saciar su apetito, o a la serpiente por llevar veneno, a pesar de que ella no hacía más que tomar el sol cuando fue atacada y muerta.

En estas llego un sabio sufí de la lejana ciudad de Konya, y en vista de su prestigio, y de que nadie era capaz de imponer su criterio, le consultaron el caso.

La sentencia fue tremenda para los concentrados a la espera. El sabio sufí determinó que los culpables eran los que habían muerto envenenados, pues tenían un mal Karma que a tal les condujo.

Y colorín colorado la bitácora de hoy ha terminado.

3 comentarios sobre “BUENAS TARDES MUNDO”

  1. Hoy entré por primera vez en tu cuaderno de bitácora. Ha sido todo un placer leerte, lo hice del tirón…
    La idea y los contenidos me parecen dignos de ti; reflexivos, con buenos análisis y humor inteligente y que forman un conjunto de sensibilidades que comparto.
    Después del “atracón”, intentaré darte opiniones cortas y personales sobre lo que expones.
    Gracias por compartir tu pensamiento libre, íntimo y humanista, lleno de sensatez y rigor. La parte” fabulista” que apunta Irene, también tiene sentido en esta andadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*