De éticas y estéticas

No llevamos una semana y se nos empiezan a caer los ministros por un quítame allá esas pajas de la bronca que tuve con Hacienda somos todos.

Bueenoo, qué le vamos a hacer, que esto de las prisas son malas consejeras, y no se dieron cuenta en el gabinete del presidente que este buen hombre andaba a tira y afloja con el fisco, y a ver si le va a pasar como a mi amigo Al, que le pillaron por impuestos y acabó hecho polvo por la sífilis en la prisión federal, pero eso sí muriendo por una neumonía en Palm Island. Cosas de los impuestos.

Pero nada, que el ex ministro seguro que puede soltar la multa y la deuda, que comparada con las cantidades que manejaban los imputados del anterior gabinete, es pecata minuta, eso sí con su pequeña indemnización y la garantía de pensión máxima cuando se jubile. Lo que lleva adosado el tema ministerial.

Al de agricultura, parece que me lo desimputan, que el tribunal de “Les aigües” no se cree que haya el hombre chanchulleado más de lo normal, y es que tampoco se dieron cuenta cuando lo nombraron del asuntillo que llevaba en manos judiciales una “hartá” de tiempo, que es que no se puede estar a todo, y las cosas han venido muy, demasiado rápidas para andar con remilgos.

Pero realmente se nos da una higa, que al final son partidos que se juegan en ligas ajenas a los ciudadanos, y a nosotros nos quedará siempre lo de Lopetegui.

Reconozco que me hago muy mayor, que veo que la gente hace bandera con cualquier cosa, vamos que ponemos una encuestita de esas que acercan el ascua a sardina propia para ver qué pensamos de los migrantes que andan dando tumbos por el Mediterráneo.

Y que unos esperando que se abra una vía de agua en el barco, y que se acabe el lío de esta semana. El de la próxima, ya veremos cómo lo tratamos, que otros piensan que los seres humanos merecen el trato de seres humanos, y en ello estamos, que hay división de opiniones.

Mi amigo Pepe, y yo, pensamos que si no hubiera fronteras, no habría emigrantes, habría desplazamientos por nuestra casa común que es la Tierra, y punto pelota, pero claro, como hemos ido poniendo meaditas de esas que marcan el territorio para defender el agujero donde cagamos, no podemos aguantar que los bárbaros nos invadan.

Ahora parece que todos andan con este tema cogiendo el canasto de las chufas, lo que tampoco está mal del todo, que si los italianos son casi herederos de Don Benitiño, que si el gabacho dice que son tontos feos y malos, que de Malta solo dicen que no quería jugar a esto, pero cerró sus puertos a los migrantes.

Que si las Organizaciones humanitarias cooperan con las mafias, que no cooperan, que solo les preocupa el bienestar de la masa humana que huye desesperada de unas condiciones de vida inaceptables, que, que que.

Que si los yanquies acabaron con El Gadafi por un quítame allá unos barriles de crudo, ¿verdad Señor Obama?, que si los gabachos ayudaron….¿Verdad señor Sarkozy?, que si a Macron le viene bien que fuera usted, que en definitiva, aquí lo que importa, es quedar como el bueno de no sé qué película, a usted hoy se la refanfinfla en estéreo, que debe ser como muy sonado.

Mientras los africanos que vienen de la guerra y de la miseria, pues a morir, a ser esclavizados, a ser robados, a ser violados y violadas a ser vendidos, a ser utilizados como piedras para darle en la cabeza al vecino, al opositor político.

Pero que nadie desespere, que nuestra Carmena tras un tiempo que ni me acuerdo de lo largo que me parece, con su cartelito de bienvenida a los refugiados en el frontal del consistorio, va y nos dice que, no nos preocupemos, que la solidaridad madrileña tiene veinte pisitos, que no se han apretado los ocupas que le dieron la alcaldía, y que le manden cien de carne, que los mete allí a razón de cinco por pisito.

Pues bueno, que si pierde la alcaldía, o le viene un aire le vende los pisitos al cualquier fondo buitre de esos del neoliberalismo pase lo que pase, y me desahucian a los migrantes, que acaban en una tienda de campaña por los eriales esos que hay por Vicálvaro, y donde no han sabido hacer las casas que tantos y tantos ciudadanos de este municipio necesitan.

No pasa nada, mientras haya casas por La Navata, que digo yo, a cinco por pisito, a lo mejor podía Pablito coletas meter a dos o tres en su casoplón.

Bromas aparte, que aquí cada uno le pone su letra al drama, que de lo que se trata es de que la cosa de juego político, que pueda decirse en las redes sociales esas, y en las encuestas con filtros y maquillaje, que lo que tú decías era lo que la mayoría decía, y habrá que seguir la voz del pueblo, que en democracia, ya se sabe.

Pero Libia ya no existe, está arrasado cualquier resto del país más o menos cohesionado que controló Gadafi, y el concepto de trata de esclavos se ha hecho forma de vida de grupos locales, que cobran sus dineritos en Londres. Eso no importa.

Y no importa que los árabes quieran lanzar otra ofensiva contra Yemen, y que a lo mejor se llevan por delante medio millón de almas. No importa, no son personas, son carne, solo carne.

Y no importa que en Sudán la guerra siga y siga, no importa que el coltán, no importa que en Somalia, no importa que en Eritrea, no importa Boko-harán….no importa….

Pero lo que si importa a los mercados de trabajo es que haya exceso de mano de obra poco o nada cualificada, sin conocer el idioma, con la necesidad básica de alimentarse, sin conocer la leyes. Van muy bien a las cadenas de los almacenes de las grandes distribuidoras “digitales” por ejemplo, y si ir más lejos, aunque para recoger la fresa y la cereza, también valen.

¡A la mierda!

Un comentario sobre “De éticas y estéticas”

  1. Pues sí… a la.mierda… esto lleva pasando desde ni se sabe….y no importa nada… al leer esto he recordado lo que me impactó ver en el maría guerrero “san juan” de max aub.. y una historia que leí de un barco español cargado de republicanos en el 39… y todo, todos… iban en el barco igual de pichis… de crucero, vamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*