El Apagafuegos

Ando algo confundido, deben ser los años, o como dirían mis hijas y pronto mi nieta, ¡Jo! ¡es que no te enteras!, y como siempre seguro que hablamos de política.

Y es que estoy confundido con este chico tan monín que nos han puesto de presidente, y que me aseguran quiere que los chicos no tengan que sufrir con eso de las notas, que les aprueban sin aprobar, o lo que es lo mismo, los suspensos les permiten seguir, quizás entrar en la Universidad, no me entero.

Que para ese viaje no hacen falta alforjas, simplemente que no califiquen, que abran las puertas, que la educación está ya en el teléfono para potenciales (iba a decir tontos) ciudadanos del futuro.

No hay que estudiar, que nos van a sacar las castañas del fuego los robots, que si queremos saber algo, nos lo dice San Google bendito, (Wilkipedia es para las élites intelectuales), que el progreso está solo en votarle a Él, a nuestro presidente y a sus acólitos, sin, por supuesto una sola pizca de crítica.

Claro que los reyes del corta y pega en las tesis doctorales, deben ser generosos con los que les siguen, que son el ejemplo de las generaciones futuras…(futudas las veo yo), pero como ya lo hizo Felipe González, pues hay que respetar las canas leer a los clásicos del trile político, y lo más importante, seguir sus sabias lecciones.

Entre unos y otros van a acabar dejando este patio de Monipodio hecho unos zorros (no digo un solar, que me cambian el plan urbanístico y me lo llenan de hipotecas), que en el momento en que más necesitamos la formación competitiva, nuestros queridos gobernantes solo piensan en cambiar la estadística de abandono escolar, para tener algo de lo que vanagloriarse cuando toque votar otra vez. Ellos sabrán, y nosotros, como siempre a sorbernos los mocos en una esquina de la sala.

Hoy me pedían argumentos para meterle los dedos en los ojos a un ex alcalde pepero, de esos de los pueblos ricos de la carretera de la Coruña, de esos que se andan medio ahorcando con los cinturones alemanes, de esos que encima tienen acceso a foros en los medios de propaganda que antes se llamaban de comunicación, a vueltas con lo de mi Cataluña.

Las cosas que este señor insinúa sobre mi tierra y toda la parafernalia independentista que tanto su partido, como el que actualmente ostenta mi representación han permitido a base de necesitar ir vendiendo poco a poco a España, para seguir en el caballo del poder, son vomitivas.

Y le retiro cualquier autoridad moral a este señor para hablar de mi tierra, ya que solo con seguir lo que de él comenta Wilkipedia se me quitan las ganas de contestar a mi amigo. El señor Romero de Tejada, no es un referente para mí en sus opiniones. Lo siento.

Con respecto al tema de los supuestos deseos de independencia de mi tierra, en esta bitácora, he expuesto en más de una ocasión, la rabia que me ha dado el vivir el hecho de que mis representantes políticos hayan hecho dejación de sus funciones de defender a los ciudadanos que el nacionalismo lleva atacando décadas.

Han permitido que se adoctrine a los niños en el odio a lo que no sea catalanismo independentista, que hasta el señor Aznar hablaba mi lengua en la intimidad, con tal de mantener su posición de poder, y Zapatero hizo promesas que nunca debía hacer, y don Sánchez, lleva el mismo camino.

Se ha permitido que la ley se ignore, poco a poco, que si no rotulas en catalán tu negocio, ya sabes, acaban cerrándotelo a multas acosándote hasta la saciedad.

La televisión que pagan todos los catalanes se revuelve contra más de la mitad de sus clientes, día tras día, programa tras programa, y todos tan contentos.

No puedes ser juez, que si las sentencias no gustan tienes el acoso servido en casa, no te van a dejar trabajar si no eres de la “seba”.

Todo eso se ha permitido a unos partidos con ladrones, cierto que por otros partidos con ladrones, cuyo solo interés ha consistido en mantener el poder al precio que fuera, y el precio ha sido Cataluña.

Así, que no me vengan a estas alturas de la película con milongas de que si es necesario un referéndum, que si la cosa en caso contrario no tendrá solución, que si los catalanes…..¡coño!, a ver si aprendemos a decir una parte de los catalanes.

Lo que se ha hecho en estas décadas ha sido crear un incendio, un problema a costa de demasiada gente, y ahora esos incendiarios parece que vienen con las mangueras de los salvapatrias.

El que el Sr. Romero de Tejada me venga ahora con mandangas de que no sé cuántos catalanes no han tenido representación, y las historias de los porcentajes, me parece ahora inane. Y es que tanto su partido, como en partido socialista, tuvieron la posibilidad de evitarlo con sus mayorías absolutas, haciendo la ley electoral más justa.

Pero había que mantener el poder, y en algo debe andar este señor, cuando habla del derecho a decidir de forma que solo afecta a los ciudadanos de Cataluña.-

Y no, yo quiero, porque la Constitución me da el derecho, de que la posible segregación de una parte de España sea también decisión mía, en la parte que me corresponda.

Así que no mareen, por favor, que cuando los españoles que hayan suspendido, tengan sus títulos universitarios les podrán colar estas patrañas. A mí por el momento ni de broma.

En cualquier caso, todo mi respeto para las opiniones de este político, faltaría más, que puede decir a los de Público lo que le apetezca, y convencer a quien se deje.

Yo me voy a cenar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*