El clon humano

Mi amigo Pepe es un clon, y no sé si lo sabe, aunque eso tampoco importa demasiado, ya que si lo es y está bien diseñado la felicidad la tiene asegurada.

Y es que uno de mis amigos, de esos que no son unos atorrantes me hace llegar un trabajo de la revista del MIT, “Technology review” en donde parece que se afirma sin destellos de rubor que la tecnología capaz de clonar humanos está cada día más cerca.

El artículo, de forma muy hábil en mi modesta opinión, se lanza al corazón del lector afirmando que el hecho de clonar la mascota de Barbara Streissand (40.000$ la broma), hizo feliz al personaje, o que la señora que clona al perro de su hija suicidada de forma que los primeros latidos del clon coincidan con el nacimiento de su hija y el alumbramiento del perro sea en el mes en el que la muchacha se suicidó. Todo muy americano ahíto de dinero, y que pone sus sentimientos en la búsqueda de señales que le indiquen que la nena suicidada sigue viva.

Claro, todo antes que intentar el necesario ejercicio de introspección y acotar la culpa que unos padres puedan tener en el suicidio de una hija. Pero dejemos eso a un lado, que a la pregunta de que si volvemos a preocuparnos por el tema de la clonación humana es adecuada a nuestros tiempos, desgraciadamente tenemos que contestar de forma afirmativa.

Si la técnica ya disponible puede hacerse realmente eficaz, y para ese viaje no se necesitan demasiadas alforjas, el hecho de que empiecen a clonarse humanos es cuestión de tiempo, solo cuestión de tiempo.

Mi amigo Pepe, es un clon, y no sé si es consciente de ello, a lo mejor si lo fuese aparecería con esa cara de miedo y sorpresa de los monos clonados por la Academia de Ciencias Chinas, Qiang Sun y Mu-Ming Poo, que recomiendo busquéis. Y digo que no lo sabe porque es mil millonario, y viviendo esa vida de poder y lujo quiere repetirla, quiere repetirla con la esperanza de que seguirá siendo él, cuando se haya ido, y su él será eterno. No sé si se habrá dado cuenta que en la formación de las personas, no solo influye la definición que nos dan los genes, sino que existe una expresión de los mismos condicionada por el medio en el que los desarrollemos, que los gemelos univitelinos, son dos personas, no una sola con dos cuerpos, aunque muy cercanas, desde luego.

Mi amigo Pepe es un clon, eso sí, es un clon con suerte, es un clon milmillonario, y está pensando seriamente en utilizar las ventajas que le da la tecnología para clonar a los obreros de sus minas africanas al aire libre, o a mil metros bajo tierra, que no me acuerdo, y que tampoco importa.

Porque mi amigo Pepe, que es un clon, es todo corazón, y se ha dado cuenta del hecho de que sus trabajadores sufren, y su amigo el genetista le ha dicho que está en su mano eliminar ese sufrimiento, que la tecnología se lo va a permitir si no lo ha hecho ya.

Y manos a la obra, que a la hora de diseñar casi todo es posible, y eso del win-win, es estupendo.

-Lo más importante es diseñar un obrero con las modificaciones genéticas adecuadas, como se hace con los tomates, como se hace con el maíz, y el obrero debe ser fuerte.

-Además si reducimos genéticamente su necesidad de ingesta de alimentos, o reconducimos su aparato digestivo para que pueda obtener su energía de fuentes muy baratas, ahorramos un pastón que va directo a la línea de resultados.

-Esa historia que agobia ahora al señor Macron, con la empresa pública francesa dispuesta a parar el país por un quítame allá esa reivindicación sindical, es fácilmente extirpable del cerebro del clon, con eliminar todas aquellas capacidades cerebrales que no estén directamente dirigida al fin de la extracción de coltán a cielo abierto, problema resuelto. Una maravilla.

Y así te ahorras el problema de los derechos laborales, que si le añades la no necesidad de vivir bajo un techo, o la necesidad de ducharse, por ejemplo, vas reduciendo costes.

Puede ser una maravilla, que con un par de capataces puedes controlar toda una explotación de gente sumisa, que jamás van a discutir nada.

Claro que el capataz, mientras no se haya desarrollado un robot capataz, mientras sea humano a lo mejor, como Pepe, que es un clon y creo que no lo sabe, tiene sus necesidades sexuales, de diversión, de distracción, y poder desarrollar un clon de servicios sexuales ahorra tiempo esfuerzo y dinero. Es maravilloso lo que el progreso puede hacer por nosotros.

Lo más maravilloso de todo esto, es la ausencia de frenos morales, ya que si eliminamos los genes del dolor, de los sentimientos, o incluso, si los hubiera ¡del alma!, ya no sería un ser humano lo que tenemos delante, y establecer normas legislativas que nos permitan hacer lo que nos dé la gana con los clones, ¡que no son humanos, colega!¡que no sufren, que no sienten!.

Ya vamos por la fase embrionaria, pero lo estupendo que sería tener clones para trasplantes de órganos o para que firmen la hipoteca en vez de nosotros, y si la cosa sale mal que empapelen al clon ¡Yo qué sé!

El diseño seguramente irá ligado a la función que al clon se le asigne, que no es lo mismo un clon minero, que un clon juguete sexual o doblador de series de series de televisión. Que por clonar clonamos al Puigdemon con características especiales que soporten la cárcel, y al de verdad lo enviamos a las Bahamas o al Parlament, que total da lo mismo.

Mi amigo Pepe es un clon, y yo soy otro clon, y me temo, que tú, querido amigo lector, no te has dado cuenta de que también lo eres. Quizás no seamos clones de esos que a partir de una célula embrionaria mezclada que no agitada, con una célula de la piel nos den un calco nuestro, pero siento que cada vez me parezco más a un clon, que reacciono como quieren que reaccione demasiadas estructuras poderosas, lo que sin que la genética garantice al cien por cien la reproductibilidad de nuestra respuesta no deja de ser un error en el diseño de la técnica utilizada hasta ahora, y un área de la productividad francamente mejorable.

Voy a ver cuál es el mensaje que debo atender ahora, que estoy recibiendo impulsos y debo comprar un nuevo teléfono inteligente de nueva generación para enviar twits, y dar al me gusta del Facebook.

Que nos sea leve

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*