Ferragosto

El verano sigue adelante, y como todos los años, sigue sin pasar nada, y no es que no pase, es que me parece que no nos lo están contando porque con el circensis que está en su apogeo, machacando por donde puede y las puñeteras Perseidas, que van a llenar los bosques (que no se estén quemando) de soñadores a ver como esa suerte de partículas de polvo se transforman en luces incandescentes, en deseos para ellos, a razón de ciento cincuenta por minuto lo que promete innumerables oportunidades de errores y arrepentimientos.
Así que, ya que andamos de aniversario de nuestro Don Jacinto Benavente, diremos aquello que el dijo antes, y en su honor, claro está, de que seguimos viviendo “En el tinglado de la antigua farsa, que alivió en posadas aldeanas el cansancio de los trajinantes”.
Pues sí Don Jacinto, seguimos hoy soportando Crispines que no hacen más que crear intereses de los peores y siguen, encima, llenando espacios vacíos de los servicios informativos a cuenta de la formación de gobierno, del que los ciudadanos, o al menos unos pocos de ellos estamos literalmente hasta más allá de los pelos.
Pero claro, todos encantados, que el político marea la perdiz, mientras confía en que le llegue la centolla al plato, aunque no estemos en temporada, que después de un año sin ganarse el sueldo, y tal y como se ha puesto eso de la pesca de comisiones, no saben como van a pagar la cuota del country club. ¿Qué collons es aixó de la UDEF?
Y los becarios de la prensa, (que los titulares andan por la casa rural, o dando una vuelta por Marbella a ver si los de Telecinco les hacen una oferta para un reality, que lo de las noticias es muy cansino), están en la tesitura de Hamlet, que no saben si tienen que entrar a saco contra el segundo asistente del tercer subsecretario del partido equis, que más arriba no se le ponen al teléfono, o por el contrario reírle la gracieta de cuando recita el mantra que le ha recordado el primer asistente del tercer subsecretario del partido correspondiente.
Y ahí andan los pobres, que cuando no tienen tercer asistente que echarse al coleto, se ven obligados a leer la noticia de que los NiNis en España son la mitad de los de su quinta, y ven que van a tener que pagar algo más para que les hagan un contrato por horas alternas, que si los bonos del estado están con intereses negativos, no hay tampoco que pagar por el trabajo de los becarios, sino que serán los becarios los que tengan que pagar, obviamente.
Y como esto siga así, claro, aquí no se queda una moza preñada ni con intervención del Espíritu Santo, y si al final lo hace, ni ella ni su pareja serán esos jovencitos sanos y relucientes, y los niños serán hijos de sexalescentes, que para algo están los espermas congelados y las implantaciones de zigotos en úteros sean cuales sean las condiciones de recepción, que a nadie le importa.
La verdad es que echo de menos al monstruo de Lago Ness, que el otro monstruo que ha aparecido por Escocia comprando el Turnberry del “tito” Colin Montgomery, tiene mucho menos glamour, vamos que tiene el mismo glamour que Stalin en mitad de una de sus purgas, que parece que lo arregla todo a Trumpazos, y no le da juego ni al Iker Jmenez, ni a Miguelito Blanco, que para eso es mucho más sufí, el hombre, lo que tampoco está nada mal. Nessy caía mejor.
A la vista de lo que hay, intenté lo imposible, y cuando fui a pedir mi suite en Na Xamena, me dijo el dueño, que lo sentía, que este año se le había llenado la propiedad desde San Miquel, hasta el acantilado de la piscina, y que además, «sas llagostas blavas” de las calas de la isla de enfrente se habían declarado en huelga, por un quítame allá una cuota de autónomos, y la caldereta la hacían con carne de cangrejo de lata, y no es lo mismo, Luismi, no es lo mismo.
Y como no me iba a ir a Formentera a meterme en un atasco, y esperar turno en el chiringo rediseñado, se me vinieron de golpe todas las opciones al fondo de mi lago Ness particular, donde el monstruo se las come.
Ya ni Mérida es lo que era, cuando salía Rodero con su túnica blanca y nos contaba la vida de Calígula, tan en romano él, que parecía sacado de las páginas de la Gredos, y ahora, a la que te descuidas te montan una comedia musical basada en el último sueño de cualquier pirado que se haya metido cualquier cosa, le ponen título en griego, que parece cosa de Tsipras, y a otra cosa.
Menos mal que siempre me quedará Perelada, el último reducto del seny, de los duros con sabor a pelas textiles, y a suministros al Ejército Español de la guerra de Marruecos, y que no saben qué hacer ahora que se han hecho intelectuales, con los niños díscolos que no han cosido una camisa en su familia durante las diez últimas generaciones, que les parece mal hacerle un hijo a la mucama, y ahora “volen l’independencia”.
Porque el charnego solo cuenta lo que cuenta el “soci del Barça”, es decir un número el día once de setiembre en la Meridiana, en la Calle de las Cortes Catalanas, o como siga esto así en la Plaza de San Felipe Neri, que es lo único que acabarán llenando.
Mis amigos ilustrados, siempre me recuerdan que donde se ponen fisnos de verdad en Santander, que para algo es tierra de indianos, y tienen el honor de haber importado a Europa el bolero, que como todo el mundo sabe dio un impulso impagable al fondo de pensiones por el incremento directo de nacimientos asociados.
Las almas de Jorge Sepúlveda y de Bonet de San Pedro sé que se pasean por el Sardinero, las noches de verano.
Pero eso no me lo recuerdan los jodíos, que siempre me hacen referencia a lo bien que se interpreta a Berlioz en el Palacio de Festivales, o que el Réquiem de Verdi no suena en ningún sitio como allí. ¡Como si no tuvieran su festival anual de boleros¡
Yo pasé en su momento por allí, y recuerdo un montaje de Norma que había parido mi amada Nuria Espert, y siendo una preciosidad, me pasa como en el Bocho, que cuando me siento en la silla del Auditorio a disfrutar una ópera, me parece que se van a poner a jugar a cesta punta.
Y luego lo peor es volver a tu suite del Real, con vistas a la Magdalena, subiendo colina, que es un sindios, y eso que yo no llevo tacones.
Menos mal que los cursos de verano de la Menéndez Pelayo llenan el ámbito de guayabas de buen ver, que si no acaba uno dejando el presupuesto del Bentley en el Casino de al lado.
No sé este año, como habrán ido las financiaciones del Banco de los Botines, que doña Botina no sabe que hacer para que suban las acciones, y con lo bien que habla ella inglés, estoy seguro de que se siente traicionada con la espantá, digna de un Curro Romero cualquiera, que le han hecho los de la pérfida. O’Shea, esperaremos a los pianistas.
Pero la vida sigue, uno ya no se acuerda de las noches de jazz en las Vascongadas, y espera a ver si las semanas grandes traen algo chulo en la Bella Easo, que desde que en Ayete no se reúnen los cuarenta, se respira mejor, y han subido los alquileres.
Así, que visto lo visto, empiezo a pensar que lo mejor será abrirme a otras latitudes, que me puede caer encima un concierto del Dúo Patético, que no olvidemos le hacía la competencia a José Guardiola allá por los sesenta, en los cuarenta principales de EAJ 1, Radio Barcelona.
Hoy el redivivo Guardiola se llama Pep, es de Sampedor, y le hace la competencia a otro Pepe, pero ese no es moro, que es Mourinho, y no es lo mismo.
Buenas noches, y buena suerte

2 comentarios sobre “Ferragosto”

  1. … se te olvidó que …. menos mal que hay Olimpiadas… y esto todo lo cubre.. hasta el becario… además como «botaron» a la maria escario de rtve… ahora nos ha costao un web pagarle lo que pide por estar en rio…. eso sí… en Madrit… está la Paloma… y eso da mucha tela a TM…
    Pasalo bien….

    1. No se me olvido…es el circensis que menciono al principio. Y ahora entiendo la sonrisa y el buen aspecto de la Escario. Estoy con ella, y a los de rtve que les den por ca…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*