La revolución que viene

Recuerdo hace unos años, relativamente pocos, viajé a Bolivia quería conocer la Chiquitania, y ver la huella que dejaron las Misiones de los jesuitas, que hoy después de casi cinco siglos siguen funcionando

Es uno de los grandes ejemplos de  sistema económico sostenible, amigo del entorno.

En esto del funcionando, me refiero a la idea y a buena parte de las infraestructuras que en su día los jesuitas hicieron en Argentina, Paraguay y en Bolivia, para defender a los aborígenes de la depredación que los colonos portugueses hicieron con el fin de capturar esclavos para sus plantaciones en Brasil.

Bueno, la cosa es muy fácil, se busca información de la cosa, o volvéis a ver la peli de “La Misión”, que a mí me gustó en su momento entre bastante y mucho.

Pero aquí lo que me viene ahora al coleto es la situación actual del país andino, que como en otros sitios del mundo está patas arriba, por un quítame allá un presidente que quería, al parecer, intentar de nuevo su reelección, y transformarse en el Rey de la República, con carácter hereditario, si es posible.

Y eso que Don Evo había conseguido un record de permanencia en el cargo, que un país como Bolivia tiene el record de presidentes y golpes de estado en Sudamérica durante el siglo XX. Pero mirando un poco hacia Iberoamérica, vemos que la zona está literalmente patas arriba, y eso es una muy mala noticia.

Parece que en Ecuador la cosa se ha calmado en el momento en que el Presidente Lenin cedió al cien por cien las exigencias de los revoltosos, aunque algunos se fueron al otro barrio con la mayor limpieza, por los excesos del ejército y de la policía.

La violencia es siempre muy mala, y en Argentina la salida del tal Macri ha sido sin más broncas que unas elecciones limpias que nadie ha impugnado. Está bien, pero me da que el problema no lo tienen solucionado aún.

Lo de Chile aún está caliente, por unos céntimos de subida en el precio del billete del metro se han producido muertos, el ejército en la calle, destrozos en las infraestructuras, amén de otros daños que es fácil descubrir asomándose a La Tercera, uno de los periódicos santiaguinos.

También dicen que deben cambiar la Constitución, que parece andaban aún con la de Pinochet que debía ser algo así como el Fuero de los Españoles, del tío Paco. Será eso, como las broncas ahora en La Paz, esa ciudad maravillosa que en vez de metro tienen teleféricos, que dicen es por culpa de que Evo ha sufrido un golpe de estado. Será así.

No voy a recordar las cosas que nos llegan de Venezuela, llevan desgraciadamente demasiado tiempo machacando a la población civil, cosa que por otra parte a ningún dirigente del mundo, con quizás cinco o seis excepciones, le importa un carajo.

Y pensando despacio me doy cuenta de que la salida de Evo, los mensajes bolivarianos de Don Nicolás, (por cierto los ve Don Simón, y no los libera, seguro) el billete del metro de Don Sebastián, el cambio de Macri a los peronistas….no son más que el envoltorio que está escondiendo esa caída en el olvido de las necesidades de las clases medias.

En Iberoamérica afectados por las caídas del precio de las materias primas, parece que los estados se quedan sin recursos para atender las necesidades de las poblaciones, aunque eso tampoco importa demasiado en estos países, donde el estado apenas invierte en infraestructuras, y tanto la educación y la sanidad están en manos privadas.

Al final lo que importa son cosas tan sencillas como que para mantener los beneficios de las compañías, se bajan los salarios, y llega un momento en que la gente no puede sobrevivir. Hablan de salarios de 300 a 500€ en Santiago de Chile, donde cuesta vivir tanto como en Madrid, y doy fe, que por allí andaba hace poco.

Suben los precios de los combustibles en Ecuador, y la gente ya no puede comer, y claro, se cabrean. A los venezolanos, que están sentados encima del mayor depósito de hidrocarburos del mundo (posiblemente), les han esquilmado con vergonzosas devaluaciones de la moneda, y que anden con cuidado en Argentina… No se puede permitir que un ciudadano que trabaje sus 40 horas semanales reciba una compensación que no le permita cubrir con dignidad sus necesidades, y la cuerda se ha tensado tanto que al final, la cosa ha estallado.

Tampoco la situación en Hong Kong, creo que sea debido a la intención de las autoridades chinas de enviar a los considerados disidentes a la China continental, o sin ir más lejos los disturbios en mi tierra, tienen una base de descontento social tremendo.

Que si no hay problemas en Suiza, es que por allí parece que hay pasta para los ciudadanos.

Se habla en España de salarios mínimos de 1050 al mes por doce meses, y sugiero a cualquiera que pueda leer esto a que haga cálculos de lo que vale vivir en esta tierra, puestos a sumar alquileres, teléfonos, energía, colegios, vestidos comida….. Siempre que se permita con la falacia de que si se compensa el trabajo de forma digna, la empresa no sobrevive, lo que se está permitiendo es que proyectos empresariales no consistentes sigan adelante creando pobreza, no riqueza.

Y que no se nos olvide, los auges del populismo, tiene siempre sus orígenes en las subidas del pan (¿Verdad Luis XVI?), de la depreciación del marco alemán durante los años veinte, por la depredación de las potencias vencedoras sobre la humillada Alemania, como se acordó en Versalles.

Aquí seguimos, no podemos ignorar que siempre en la Historia, el hambre del pueblo ha terminado en algarada, y es una regla de oro, no falla nunca, por más que los “tempus” varíen según los países, según las culturas.

No quiero ser catastrofista, pero me temo lo peor, las personas no pueden seguir así, viendo como los recursos van marchando poco a bolsillos ajenos, y tarde o temprano esto se va a poner patas arriba, y la globalización va a ayudar tremendamente.

Carpe diem

2 comentarios sobre “La revolución que viene”

  1. Miedito da todo esto que está pasando en el Mundo… y de lo que sabemos me os de la mitad…. pero yo tamién creo que es cuestión de tiempo….
    En fin….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*