Las consecuencias del bicho

Dicen que la primera víctima de la guerra es la verdad. Puedo aceptarlo, aunque darle el título de “la primera” quizás no sea muy preciso.

Porque hasta llegar a la muerte de la verdad, seguramente ya ha muerto algún cristiano, y las muertes que van asociadas, incluyen a buen seguro la libertad, y en aquellos casos en que exista, el gobierno reconocido como democracia, aunque realmente nunca sepa que realmente si he vivido bajo ese régimen, o no.

Y no hacen más que decirme que con esto del bicho, estamos en guerra, que esta guerra la vamos a ganar, que hay un enemigo común, que, bueno no sé cuantos que he podido leer y escuchar estos días.

Y salen militarotes por la tele, en la radio, y en las fotos de los periódicos, aunque sean digitales. El ejército es quien desinfecta, el ejército es quien controla, que la Guardia Civil es un cuerpo del ejército, que los hospitales esos rápidos que nos hemos inventado, son hospitales de campaña, y esa campaña es siempre campaña de guerra.

Todos en casa, nos dicen, y llevan razón, que es el refugio antiaéreo de cuando llegaban las V2 a London, y mantenemos el lenguaje militarista forzoso en un estado de guerra como el que dicen que nos encontramos, solo ya nos falta, que se declare el toque de queda formalmente, y ya tenemos todos los elementos.

Mientras escribo esto, la radio está dando el parte de guerra, tantos muertos, tantos heridos, tantos prisioneros, tantos liberados. A ver si uno de estos días nos salen con aquello de “Cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La Guerra ha terminado”.

Y por cierto, que nadie olvide que es lo que vino después, ruina económica, ruina de convivencia, ruina en los derechos civiles, y enormes beneficios para la élite de los vencedores. Mañana será el octogésimo nono aniversario del tal parte de guerra, no lo olviden.

Reconozco que la excusa que a los gobernantes les está dando este episodio epidémico es demasiado golosa para que las almas totalitarias que en tiempos de paz están reprimidas no afloren con todo su esplendor.

Aún me está asombrando, (quizás lo viera venir) como el presidente polaco acaba de erigirse dictador único para salvar a su país en este estado de guerra que nos dicen es la realidad que nos rodea, o cómo nuestro admirado Benjamin Netanyahu ha aprovechado que el Pisuerga pasaba por Tel-Aviv, y suspender lo suspendible, hasta los juicios por presunta corrupción que tiene pendientes.

Otro dictador único, que estamos en guerra. En esta nuestra piel de toro, por el momento no parece probable que Pedro Sanchez se erija en dictador único, aunque no pienso lo mismo de su vicepresidente.

Y es que no hay más que ver las decisiones que se están tomando en esta crisis,(para mí no es guerra), que parecen sacadas de un manual bolchevique, tratando a los que fuimos ciudadanos, como si lo único que deseáramos fuera engañar al poder establecido, y saltarnos las normas. ¡Y dicen que el poder emana del pueblo!

Las tentaciones que han tenido los gobernantes desde siempre en transformarse en mandones, tienen ahora visos de poder realizarse, que usted no se preocupe, que gracias a Vodafone, y a Movistar ahora podemos perseguir por donde se mueven no sea que estén siendo malutos, y no hagan caso de eso de no moverse, y las fuerzas del orden (ordeno y mando), no les pillen.

¡Es que son ingobernables!, que diría nuestro añorado Paco Paredes. Alguien decía hoy en la radio que veremos al salir de este túnel, si tenemos una estructura democrática sólida, o volveremos a una dictadura, o cosas incluso peores, que se nos transforma en Fernando VII nuestro Felipe VI, que los genes son los genes, y la liamos.

Lo que me preocupa en todo esto es que China, que es una dictadura, a caballo de datos no contrastados, están dando al mundo una supuesta vía de salida de esta crisis, que dicen que han tenido tantos contagios, y a saber, que se les han muerto cuantos, y a saber, que ahora ya casi no tienen …..y a saber.

Y es que el negocio, con el resto del mundo literalmente acojonado, puede ser interesante, que ahora van a ser los únicos que pueden fabricarlo todo, y venderlo al precio que les dé la gana. Así, que como estamos en guerra, (consecuencia pensarán ellos de la guerra comercial con Tito Trump), pasan ustedes por caja, que con eso de ahorrar en el pago de la hora trabajada, hemos desmantelado buena parte de nuestras capacidades de fabricación, y todo ahora para China.

No se han enterado aún, me temo, en este occidente caducado contra quién estamos luchando en esta, me dicen, guerra, quién es de verdad el enemigo, que no es el bicho, que no lo es. El bicho es la excusa, el señuelo.

La salida de esto me temo que no me va a gustar ni un pelo. Si empezamos por nuestra vieja Europa, se nos acaba de abrir un agujero por el que se nos puede vaciar el tinglado.

Porque, ¿seguiremos admitiendo como socios a Polonia, ahora que tienen dictador único?. ¿Resistiremos la manifiesta falta de solidaridad de la Europa del Norte rica, frente al Sur doliente?

. No lo sé, pero me temo lo peor. ¿Serán capaces de desistir nuestros gobiernos del uso de medios electrónicos para violar la intimidad y los derechos de los ciudadanos?. Que entre lo del seguimiento del móvil, y del pague usted con tarjeta de crédito, le tenemos pillado por el órgano reproductor, amigo, y entiéndalo, el dinero contante lleva el virus.¡¡¡UUHH, que viene el CORO!!!

La posguerra económica va a ser terrible para los más del mundo, y fantástica para los menos, que lo mismo volvemos al estraperlo, y aquí solo comen los que tengan huerto y gallinas, y lo demás se paga con los excedentes.

Cierto que las circunstancias no son las idóneas para mostrarse optimista, ni mucho menos, pero si lo son para reflexionar, y me temo que esta película ya la hemos visto. Los bárbaros del este se van a comer el Imperio, con su Gran Khan al frente.

-¡Tito Trump!, estás acabado, lo que no importa, pero sí lo que representas, y eso puede ser un alivio. Así que todos al refugio, que dicen que vienen las V2 ¡

A cascarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*