Puertas al mar

Parece que no todo el mundo se adapta a eso que hemos dado en llamar las nuevas tecnologías, y es que pasar de andar en burro a reinventar el viaje de Londres a Nueva York en un par de horas no a todo el mundo le resulta cómodo.

Hoy, y durante treinta y seis horas, nos hemos quedado sin Wilkipedia, que los de la tal obra magna del enciclopedismo se han cabreado con los políticos europeos, esos que viven a costa de todos en su cueva de dinosaurios.

Y es que toda esa panda de burócratas paniaguados, no se han dado cuenta que el tan manido tema de la propiedad intelectual necesita adaptarse de forma inmediata a los nuevos tiempos, y eso de esperar a que te caiga el cuponcito cada vez que sale tu cancioncilla en la radio, o en el pub de la esquina ha pasado a mejor vida.

Pero hay nueva vida a la que adaptarse, y yo muy bien no sé cómo funciona, pero eso de vender un puñado de discos, a tanto el disco, no tiene parangón posible con los millones de descargas que se producen, si la obra cae en gracia…(lo de ser buena lo dejaremos para otro momento). Lo fácil era contar discos, a perra cada no vendido, pues a vivir, y no lo que parece que se busca hoy es gestionar de forma adecuada las descargar de este o aquel producto “cultural”.

Porque, la verdad, ¿quién se compra hoy un periódico?, yo desde luego ni me acuerdo de la última vez que lo hice, y leo hoy más periódicos que nunca, sin pagar el eurito y pico que cuesta arruinar bosques y llenar los dedos de tinta, cierto que a base de vender mi alma al diablo de los chicos de márketing, pero de todo nos vamos defendiendo, poco a poco, pero lo hacemos.

Wilkipedia se ha cabreado, y yo con ellos, y es que me he dado cuenta del hecho de que tener una discoteca de la que siempre me he sentido orgulloso, no tiene sentido hoy en día, ningún sentido.

Que por los veinte chufos que me soplan por un CD, de esos de diez canciones, tengo algo más de dos meses de cualquier plataforma llena de millones de canciones.

Vale que los frikis me dirán que como el soporte de vinilo, no hay nada, que la profundidad del sonido, que la zarandaja tal, y la zarandaja cual, y me parece muy bien, pero con el sentido del oído como lo tengo, y no soy excepción no me siento capacitado para detectar ciertos matices, ¿Qué quiere usted que le diga?.

Así, que como decía Don Ramón Tamames esta mañana, que se alegren los poseedores de medios de comunicación, que sus noticias, ahora se replican por todo el orbe a lomos de las redes sociales esas. Y si no saben sacarle los duros a la cosa, pues ¿qué le vamos a hacer?, desaparecen como un dinosaurio cualquiera, y a otra cosa.

Pero nos cuesta desprendernos de esas cargas que los soportes antiguos que prestábamos a las ideas para su difusión. Que si no llevas la baguette envuelta en el ABC, parece que no te gusta estar informado. Pero hay que ir poco a poco, o deprisa deprisa, abandonando los viejos soportes, afinando la calidad de las ideas, y sobre todo no olvidando que buena parte del mundo está conectado, lo que conlleva una difusión de la obra, sea literaria, musical, o simplemente de difusión del conocimiento, sea cual sea su naturaleza hasta cotas que hace un par o tres de décadas eran simplemente impensables.

Habrá que aprender a rentabilizar el asunto de forma que no se escape un duro, pero sin poner barreras al mar, que se las llevan el viento y las olas. Pero nuestros políticos de Estrasburgo parece que no se han enterado aún que estamos en medio de una revolución sin control, por mucho que quieran establecer la tasa “A” o el impuesto “B”, así que de entrada se detiene la Wilkipedia, que parece roza los derechos intelectuales de ciertos colectivos a los que como mucho les almacenan las obras en la última planta de La casa del libro. Gente al final que no sabe hacer llegar su pensamiento a los más de los mortales.

Y entre ellos, aquel Beatle conocido como Paul, que llora porque a lo mejor le despistan el eurillo de comisión, perdón de derechos de autor que espera recaudar por su Sargent Peepers. Él sabrá, que para eso lleva muchas décadas en el negocio, y yo no lo conozco apenas, pero deberá aprender a obtener los rendimientos de su trabajo intelectual de otra manera, a los dinosaurios ya no les queda aire que respirar, o les queda muy poquito.

 

Pero lo cortés no debe quitar lo valiente, y reconozco, que en primera persona del presente de indicativo, me gusta vivir rodeado de aquellos libros que a lo largo de mi vida han ido cayendo en mis manos, de una forma u otra, que tengo cajones llenos de CD’s que hace demasiado tiempo que no toco.

Es mi área dinosauria, ¿qué le voy a hacer?, errores admitidos por mi conciencia laxa, pero al fin y al cabo son los testigos de toda una vida, y ahora me dicen que son soportes obsoletos.

Y admito que es cierto, y admito que es un error andar con cincuenta libros en una maleta cuando te vas de vacaciones, y crees que vas a tener tiempo para leer, y es un error andar por la estanterías de las casas del libro de turno en busca del último éxito editorial, y es un error dilapidar energía en producir un libro que ha talado un árbol para empezar, que quemará petróleo para hacerse objeto de tacto, que gastará más petróleo para ser distribuído.

Son errores, todo son errores, que acaban llenando de polvo tus estanterías, tu vida al fin y al cabo.

Espero que los señores eurodiputados confirmen hoy la inutilidad de su existencia, ya que me consta, y ojalá me equivoque, que intentarán dar un poco de oxígeno a un enfermo terminal que lleva la remuneración del intelecto por caminos que ya el polvo ha ocultado.

Buenas noches, y buena suerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*