¡Que se jodan!

Parece que andamos todos en precario, los pensionistas en el parecer de Carmen Martínez Castro, que ocupa un cargo de secretaria de Estado de Comunicación, se cabrea y nos muestra la patita, cuando esos mal nacidos que somos los pensionistas, abucheamos a su jefesito.

¡Qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: Pues os jodéis!.

Vaya, parece una Choni cabreada, y lo más probable es que el exabrupto exprese no solo su posición sino la de todos los de su partido, cuanto menos, que de los demás tampoco me fío un pelo, que todos calladitos, y otorgando.

Espero que de golpe, el partido al que pertenece, pierda los votos de absolutamente todos los pensionistas y sus familias, eso sí, sin groserías añadidas, que no son necesarias cuando simplemente se envía al paro a aquellos empleados que no nos sirven,

Que sí Carmen, que eres una empleada mía y de todos los españoles, y al jefe no se le trata así ni en petit comité, ni con los micrófonos cerrados, que lo que se hace es dedicarse a otra cosa, si el percal que tienes que cortar no te gusta. Y tú, me parece que ostentas esa posición en la Comunicación del Gobierno desde dos mil once, y vemos ahora tu  pelaje.

Que conste que no me dirijo a tí como Doña Carmen, o como Señora Martínez, por no ofenderte, que a una amiga Choni que tengo y es algo más fina en sus expresiones que tú, la traté un día de Señora e intenté hablarle de usted, y me preguntó aquello de que si estaba cabreado con ella, que sus colegas la llamaban Choni a secas, y ella tan feliz.

Ya ves Carmen, no quiero ofenderte, y por cierto, recibo tu corte de mangas de cojones, con una sonrisa hacia la zafiedad y a la falta de rigor y de argumentos que encierra. La recibo con una sonrisa conmiserativa que viniendo de la tropa política en la te encuadras, casi me parece correcto el mensaje, que no las formas.

Y es que tu señorito se ha dedicado, y usaré tus palabras, a joder a los trabajadores de este país y por extensión a los pensionistas, y me parece que ya la peña se va dando cuenta de lo que hay, que cada vez que abro la prensa aparece en el horizonte judicial un nuevo reto para los abogados de Génova, que están en un sin vivir.

Y claro, me pregunto yo, en mi ignorancia, cuáles serían las consecuencias de la pérdida de votos, escaños, concejalías diputaciones y asientitos varios en los que pones tu culo. (Jamás diría eso a una señora, pero quiero que entiendas claramente lo que quiero decir) que os vais a quedar sin dinero para pagar abogados. Un desastre en el horizonte.

Veo que pides disculpas, pero como te expresas como una Choni, no lo entiendo muy bien, quizás habrías tenido que decir aquello de ¡Jooodeerrr, coño!¡Que es que se me fue la lengua y la he liao parda!¡Tíos no os mosqueéis y a otra cosa!.

Pues lo siento, me mosqueo, y espero que tu señorito, ese que ha robado a las clases trabajadoras de este país como nadie lo ha hecho, te ponga en la puta calle echando hostias.

En mi lenguaje diría que aceptase de inmediato tu dimisión no solo como Secretaria de Estado, sino de cualquier otro puesto o prebenda que puedas tener dentro de la administración pública del estado, incluyendo el partido que con mis impuestos paga tu miserable salario, que estoy seguro piensas que es menos de lo que tú vales.

Ignoro las circunstancias que han de producirse para que los de tu calaña acaben en el cajón del paro, sin prebendas de ningún tipo, como las que habéis diseñado para aquellos a los que decís estáis sirviendo, pero debo decir que os lo habéis ganado a pulso, siempre desde mi modesto entender, que de esto, uno no sabe demasiado.

Quiero alabar tu gusto a la hora de escoger la COPE para la disculpa, que me hubiese encantado verte en la Sexta, o delante de un periodista de esos que no os tienen miedo, y realmente hiciese de amplificador de tu ideología a la mayoría del pueblo español.

Pero no, la cosa queda dentro de la camada, que seguro que en esos ámbitos de poderosillos meapilas te acogen; hasta les habrá hecho gracia la cosa. Qué ingenio, que valentía, que soltura, habrán dicho las señoras bien en su partida de canasta, o sus maridos en el hoyo diecineve, antes de quedar con Marichuchi, a eso de las ocho, que hay que llegar a casa antes de las diez.

¡Ay! Carmen de mis entretelas, que aunque no te has dado cuenta llevas un nombre muy español, de esos de armas tomar, que hasta Merimeé se lo otorgó a una obrera, que además era mujer libre, tanto, que le costó la vida, aunque eso son cosas de las novelas y sobre todo de ese pueblo que has intentado joder desde tu puesto de servidora pública. Y tú no te lo mereces, que hueles a emigrados venezolanos con pasta, a indiano, y sí, te estoy tratando, aunque tu vida se haya desarrollado en España, como persona ajena a nuestro pueblo, ya que quieres, deseas joderlo.

Espero que ni tú, ni tus conmilitones lo consigáis del todo, que daño ya habéis causado suficiente, que lágrimas ya habéis hecho derramar más de las necesarias, que seguro nos va a quedar un hálito de vida para poder darle la vuelta a esa tortilla, aunque sea solamente para ponerla de canto, que ya será suficiente.

Y es que  los niveles de pobres que han salido de las universidades y de las escuelas, es inasumible, que habéis creado médicos, ingenieros, y por supuesto obreros, indigentes, de los que ni pueden vivir ahora y mucho menos cuando acabe su vida laboral, con lo que sí, Carmen, la de los cojones en la boca, los has jodido bien.

Habrá que seguir abucheando a los de tu especie, y sobre todo echarlos de la vida pública a la primera ocasión.

Vale

 

6 comentarios sobre “¡Que se jodan!”

  1. Yo tambien comparto tu cabreo. Menuda tipa!!! Será que no piensa jubilarse nunca? Por supuesto con su buena paga mensual….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*