Un muerto es un drama, un millón de muertos una estadística

Alguien dijo una vez algo así como “Un hombre muerto es un drama, un millón de hombres muertos es una estadística”. Voy a sustituir lo de muerto por desempleado, por pobre, por refugiado, por lo que ustedes quieran, siempre sin salirnos de lo que representa ese adjetivo que califica la calidad de un ser humano en un momento, más o menos largo a lo largo de su vida.

Que me dicen se han ahogado sesenta o setenta gambianos frente a las costas mauritanas: Estadísticas.

Que lo que quiero saber es la historia de cada una de las personas que perdieron la vida en el evento, quiero saber porque corrieron el riesgo, todos y cada uno de ellos de forma individual, quiero sentir el drama personal de esos seres humanos, para evitar dejarlos transformados en mi subconsciente en elementos de la eterna suma estadística de cadáveres que llenan los mares, las selvas centroamericanas, los ríos y los muros que separan el hambre y la desesperación estadística, de la riqueza estadística. 

Me hablan, y en concreto me habla un documental en la cadena Arte, de la pobreza…..en Alemania, y eso se enfrenta a la estadística de lo que significa ser uno de los países más ricos del mundo, creo que el tercero en renta per cápita decían, aunque debe haber un error ya que cuando lo busco, sale el dieciséis.

Pero es lo mismo, son estadísticas. Como son estadísticas el hecho de que el veinte por ciento de los berlineses tienen que pasar por los servicios sociales para recibir ayudas al alquiler, a la alimentación…. Como que el treinta por ciento de los niños berlineses están en riesgo de exclusión social….y eso con una renta per càpita de 49690 dólares.

En el trabajo de Arte, pasan de la estadística a las historias personales, es decir, al drama. Sale el jubilado que a sus setenta y cinco tacos tiene que andar buscando botellas de plástico por las papeleras de la ciudad para venderlas y sacar unas monedas. El empleado de un Hospital que por su trabajo de ocho horas recibe un salario por debajo de los mil euros, y no puede vivir. Y eso que el salario mínimo es de 1557€, cosa, que al parecer los empleadores se pasan por el forro.

Algo debió pensar que iba mal la administración alemana, cuando lo subió este año un 3,9%, es decir la mitad de la inflación. Pero lo dicho, me cisco en la estadística, y me quedo con el drama personal de la mujer que trabajó toda su vida como autónomo, y al final se encuentra con que no puede pagar su apartamento, con una pensión de setecientos euros.

Son los dramas los que me interesan, ya que es la única forma de ser consciente del problema al que nos enfrentamos en esta sociedad en la que el ultraliberalismo económico se ha ido imponiendo.

La diseñadora gráfica que se encuentra con que a sus treinta años no puede encontrar un salario digno. Siempre hay alguien que acepta un precio más bajo, siempre hay alguien que ofrece trabajo a precios que él no aceptaría.

La ley siempre protege al explotador, o al que usa a sus empleados para sacar a flote un negocio que sin esclavos no funciona. Esos deberían cerrarse por ley, ya que al final también afectan a las cuentas públicas, pues en algún momento apoyan o entran en la economía sumergida.

A todo esto veo por las estadísticas, que la presión fiscal en Alemania anda alrededor del 41%, (en España el 35,2), con lo que un país rico, se queda el 41% de lo que producen sus ciudadanos, donde hay dramas por todas partes según el trabajo de Arte.

A lo mejor quiero ser irlandés, que tiene una renta per cápita de casi 78.000 dólares y una presión fiscal del 23,4. Aunque para disfrutar de eso, me temo que no vale ser un ciudadano de Cork o de Connemara, que hay que ser una de esas multinacionales evasoras de impuestos.

Pero eso es otra historia. Es inquietante desde luego el contemplar que esa supuesta riqueza estadística no llega a muchos de los irlandeses de a pie, que al parecer es una fábrica de evadir impuestos, ya que el 17% de sus ciudadanos, según Eurostat está en riesgo de pobreza.

Claro que en España andamos por el 27% casi, y los alemanes andan por el 20%…. y eso son estadísticas, porque si empezamos a contar las historias, una a una son decenas de millones de dramas en nuestra pulcra Europa, que conocidos una a uno en las entradas de los telediarios, en las primeras de los periódicos, harían el problema realmente visible.

Pero no vamos a descubrir ahora qué significa ser esclavo en estas tierras de la Europa pulcra, en donde creemos que somos libres, y donde el desarrollo de las estructuras económicas, se traducen en incrementos de las desigualdades, en frustraciones continuas de proyectos de vida de ciudadanos que se creyeron el sistema.

Ese sistema en el que aunque parezca otra cosa, se crean cada día más y más dramas encubiertos por la estadística. Esperaré a ver si alguien se atreve a contar las historias del cayuco gambiano, de ese cuerpo que flotaba en la playa acompañado de ese otro, y de aquel y de aquella, y de esa con el niño muerto, como su madre, eso sí atado a la espalda, como hacen las madres africanas que así aseguran la vida del bebé, y al mismo tiempo trabajan.

Quiero saber, por qué estaban en ese cayuco de la muerte, aunque no sepamos ni siquiera sus nombres, y sean enterrados como lo que al fin les considera el resto del mundo, un elemento estadístico, sin más valor, y que a lo mejor algún puritano utiliza para levantar una muralla nueva, o para pedir una subvención.

Me dicen que con algo más de nueve mil millones, la pobreza en España caería un 60%, es decir quedaría en el 14%, no parece mucho, apenas un 0,8% del PIB. Es una estadística, pero a lo mejor evitaba muchos dramas.

Feliz Navidad

2 comentarios sobre “Un muerto es un drama, un millón de muertos una estadística”

  1. Me gusta la idea de cerrar los chiringuito que no dan más que para pagar esclavos. No sé cómo se haría sin caer en más economía sumergida, pero merece darle una vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*